COSA LINDA

0
23
Por Jorge Fernández Era
La Habana.—Pipo, ayer nos quejábamos de que el pasado 14 de febrero fue el Día de los Enamorados más triste desde que estamos juntos. Hoy me puse a leer la prensa y te aseguro que no es tan así, que la cosa estriba en que tenemos que encontrar una conexión más intensa con la realidad.
—¿Conexión intensa? ¿Olvidaste las seis horas de apagón?
—Comer con velas fue romántico.
—Comernos las velas lo hubiera sido más. Dado lo restringido del menú, poco faltó para ello.
—Se hizo un esfuerzo tremendo para que cada enamorado tuviera su muslo de ave junto al arroz que se descarga en los puertos, pero todo vino a complicarse por esos desalmados que se facharon las 133 toneladas de pollo.
—Es el amor. Demasiada gente llamando a sus parejas y haciendo planes para el miércoles. No se dieron cuenta de la cantidad de camiones que salían de ese almacén.
—Eres muy injusto si insinúas que los dirigentes por ahí para arriba son cómplices del robo y no velan por que cosas así no acontezcan. Ellos dedican muchas horas para asegurarnos una cena de enamorados que no fructifica porque los de abajo no trabajan, y no se conectan, como tú dices, a otra cosa que no sea el celular.
—Tú entre ellos. No sé qué habrás leído como para asegurar que vivimos ajenos al momento histórico. El único suceso tangible del que me enteré en el Día del Amor y la Amistad fue el restablecimiento de relaciones con Corea. Triunfó la amistad con los del Sur a contrapelo del amor que sentimos por los del Norte.
—No sabía. Parece que mi Samsung lo fabricaron en Pionyang. Las cosas de la que una está ajena por no concentrarse en la verdad de nuestros medios. Como esa que apunta el Granma: «La esencia de las revoluciones aparece dibujada en las puestas de sol, en el beso primero y eterno de los amantes».
—Es como afirmar que nuestra a-puesta revolucionaria no funciona debido a los frentes fríos del norte.
—Los nublados no te dejan ver la esencia. No quise presionarte porque andabas revolviendo la cantidad de puestas de sol que hemos disfrutado en nuestro cuarto desde que se desprendieron las tejas, pero te perdiste la oferta que brindó Cubadebate por el 14 de febrero. A ellos «les apasiona brindarte una experiencia única al encontrar todo lo que necesitas para hacer de tu hogar un lugar especial».
—Me cuadraría la caja que me ayudaran a resolver lo del techo. ¿Cómo es la cosa?
—Imagino posean multimedios para conseguirlo, porque insertan anuncios de un mercado virtual llamado Casalinda que nos hace sumergir «en un mundo de posibilidades con sus increíbles ofertas».
—La que tenemos los cubanos es marchar a ver las increíbles posibilidades que nos abre el resto del mundo.
—No hables así. «Imagina poder renovar tu calzado y encontrar el par perfecto que se ajusta a tu estilo y comodidad». Pensé en tus botas, tantas veces renovadas a puro coser y pegar. Me ericé cuando leí: «Sorprenderlo con un detalle único y significativo que le demuestre cuánto lo valoras».
—¿Y qué te hizo pensar que se referían a mí?
—Que hablaban del Día de los Enamorados. Casalinda me hubiera ayudado «a encontrar el regalo perfecto para esa persona especial».
—Así serán los precios.
—Te equivocas. Por la fecha, había descuentos de hasta un veinte por ciento. Si Cubadebate la emprende todos los días contra los emprendimientos que poseen precios especulativos, y sentencia que es un abuso facturar ganancias de más de un treinta por ciento, ese descuento significa una venta casi a precio de costo.
—Eso es cubadebatible. En este país vivimos muy por debajo de nuestro precio de costo.
—Ay, Pipo, ¿por qué no pensar que con el último cambio en el Ministerio de Economía vamos a «disfrutar de sabores deliciosos y nutritivos». «Déjate llevar por la emoción de encontrar productos de calidad que mejorarán tu vida cotidiana». Casalinda nos espera «con los brazos abiertos para ayudarnos a crear el hogar de nuestros sueños».
—Si lo dice esa web del Gobierno (¡Casalinda no, por supuesto!) es porque ahí las ventas son en moneda nacional, ¿no?
—La pasarela de pago incluye Mastercard, Visa y otras tarjetas. En esas «otras» que puedes usar debe estar incluida tu tarjeta en CUP del Banco Metropolitano.
—Revisa bien. Creo que te conectaste a Usadebate.