¿CUÁNDO TERMINARÁN LOS APAGONES?

0
24
Por Joel Fonte
la Habana.- Hace muchos años atrás, en los ’90, cuando vivía en un pequeño pueblo de mi provincia, me encontraba siempre a mi regreso del trabajo a un anciano de origen gallego sentado en un escalón junto a la acera, frente a mi puerta.
La dictadura castrista le había confiscado -ROBADO- a su padre, a la familia toda, una fonda y otros negocios que habían obtenido con el duro trabajo -murió de la pesadumbre , de la angustia, más que de su enfermedad- y el hijo ya adulto había resuelto no ser títere de Fidel Castro, y se sentaba allí a vender lo que apareciera…desde una ristra de ajo, hasta un destornillador…
«No le voy a trabajar jamás a este delincuente», me confesaba…
Lo hacía ensimismado, y la imagen de un periódico en sus manos era sempiterna.
No lo leía; solo lo cargaba como un castigo voluntario e inconsciente que se había impuesto…
Un día le pregunté, irónicamente: Aracelio, ¿ahí dice cuando terminarán los apagones…?
Levantó la mirada cansada del nonagenario que tiene ante sí a un escolar, al que tiene que aleccionar, y me susurró de modo cómplice: «cuando se acabe la dictadura comunista de este viejo loco de Poder, terminarán los apagones…».
¡Cuánta razón tenía el anciano!
Ninguna solución puede llegar para nuestra patria mientras una banda de truhanes, de bandidos, corruptos, ladrones, persistan en robarnos hasta los sueños; ningún futuro nos espera a los cubanos mientras este régimen enfermo persista en determinar ese mañana.
Los que busquen la necesaria electricidad -y la solución a las miles de carencias que nos asfixian día a día- en el bombillo apagado de la habitación en penumbras, deberían alargar la mirada hacia un horizonte de libertad para nuestro pueblo.
En la protesta, en la exigencia firme de nuestros derechos, en nuestra fuerza para arrancárselos al tirano que insiste en ser verdugo de más de 11 millones de almas, está nuestro futuro como nación.