¡AHORA SOMOS MAMI Y PAPI!

0
21
Po Esteban Fernández Roig Jr. ()
Miami.- Más o menos a los siete años cuando nos damos plena cuenta de que por encima de nosotros están dos personajes dándonos consejos, regañándonos, prodigándonos cariño…
Y es a los 12 que notamos que están pgando por todo: desde la casa en que vivimos, la comida que deglutamos, los zapatos que calzamos y hasta los calzoncillos que nos ponemos.
Todos llegamos a hacernos la pregunta clave: “Este par de bondadosos seres humanos -que se nos presentaron como “papá y mamá”- ¿qué es lo que requieren de nosotros?”
No nos hace falta preguntárselos porque son ellos los que nos inculcan a cada instante que: Quieren que seamos buenos, nobles y que todo lo que hacemos lo hagamos correctamente.
Desean que saquemos buenas notas en los colegios, y si se dan cuenta que “no somos buenos para los estudios” entonces aceptan que hagamos lo que queremos, pero que lo hagamos bien.
Y encima de eso nos enteramos que son más las cosas que no quieren que hagamos que las que debemos hacer.
Ya en la Iglesia no dijeron que existen siete pecados capitales: la soberbia, la avaricia, la lujuria, la ira, la gula, la envidia, la pereza, entonces ellos les agregan otras 120 cosas más prohibidas para nosotros.
Y lo mas importante: Lo que no nos dicen, ni cuenta nos damos, nadie nos lo explica, inclusive sin ellos mismos saberlo, esos dos seres humanos nos servirán de guías, de ejemplos, nos dictarán las pautas futuras a seguir, nos prepararán para muchos años después ser padres y madres.
De pronto nos encontramos teniendo hijos y nietos, y nos vemos actuando, imitando y repitiendo las mismas cosas que nos inculcaron nuestros padres y abuelos.
Hasta que llega el sorprendente día, en que pensamos: “¡Contra, ya no soy yo, ahora soy papi y mami!”