MÁRTIRES DE LA CIENCIA: PERSONAJES HISTÓRICOS ASESINADOS POR SUS IDEAS

0
19

Tomado de MUY Interesante

Desde Sócrates a Galileo Galilei, científicos y pensadores que sufrieron la represión de la autoridad del momento.

Madrid.- La historia de la ciencia está plagada de mártires cuyo único crimen fue pensar de manera diferente a la mayoría o desafiar las creencias establecidas. Desde los tiempos antiguos hasta la era moderna, muchos pensadores y científicos se han enfrentado a la persecución, la cárcel e incluso la muerte por sus ideas. Estos individuos valientes desafiaron el status quo y pagaron un precio alto por su búsqueda de la verdad y el progreso. A través de sus historias, podemos entender la lucha continua entre el conocimiento empírico y las creencias arraigadas, así como la importancia de defender la libertad de pensamiento y expresión.

La muerte de Hipatia de Alejandría

La muerte de Hipatia de Alejandría. Wikimedia

Desafiando el dogma: los primeros mártires de la ciencia

La historia de los mártires de la ciencia se remonta a la antigua Grecia, donde figuras como Sócrates desafiaron las normas establecidas y fueron condenados a muerte por sus ideas. Sócrates, el filósofo ateniense, tuvo que hacer frente a la acusación de corromper a la juventud y de no reconocer los dioses de la ciudad. Optó por beber cicuta antes que retractarse de sus principios, demostrando así su compromiso con la verdad y la justicia.

A finales de la Edad Antigua tuvo lugar la persecución y asesinato de Hipatia de Alejandría, una de las científicas más reivindicadas en los últimos tiempos gracias al necesario auge de la historia de género y el renacer del personaje impulsado por obras mediáticas como la película “Ágora” de Alejandro Amenábar. Educada por su padre en las artes de la filosofía, la astronomía y las matemáticas, Hipatia desafió las convenciones de su era para convertirse en la primera mujer científica de renombre. Aunque sus obras se perdieron en el torbellino del tiempo, sus enseñanzas y contribuciones se atestiguan en los escritos de sus discípulos.

Sin embargo, la grandeza de Hipatia se vio eclipsada por la intolerancia y la violencia de su época. Su muerte, un trágico acontecimiento envuelto en sombras, la llevó a caer víctima de una turba de cristianos fanáticos, posiblemente instigados por el obispo Cirilo. Su crimen fue desafiar las normas establecidas, su paganismo y su influencia política cuando el cristianismo y sus facciones quería hacerse con el control a toda costa. Como líder y maestra de la escuela neoplatónica, desafiaba las divisiones religiosas y educaba a cristianos y paganos por igual. Sin embargo, en un mundo dividido por la lucha de poder entre diferentes facciones cristianas, su prominencia y su género le sellaron un destino funesto. Asaltada en la calle, lapidada y desmembrada por una turba enfurecida, su muerte marcó el triste inicio de una era de dominación cristiana donde la oposición a la Iglesia era condenada a la violencia más brutal.

Miguel Servet

La ejecución de Miguel Servet. Wikimedia

La Edad Moderna y la era de la Reforma

Durante los siglos modernos, la Iglesia desempeñó un papel dominante en la vida intelectual y social de Europa, conocida hasta entonces como la Cristiandad. Aquellos que desafiaban la autoridad eclesiástica, como Giordano Bruno, eran condenados como herejes y ejecutados en la hoguera. Bruno, un visionario filósofo y astrónomo, sostuvo ideas cosmológicas revolucionarias, como la posible existencia de otros mundos habitados y un universo infinito. Su negativa a retractarse de estas ideas y otras contrarias a los dogmas cristianos de la época lo llevó a ser quemado en la hoguera en el Campo dei Fiori en Roma.

El período de la Reforma fue testigo de intensos conflictos religiosos que se entrelazaron con debates científicos. Miguel Servet, un teólogo y científico, fue condenado por herejía debido a sus opiniones teológicas y sus contribuciones científicas, como la descripción de la circulación sanguínea pulmonar. Su ejecución en la hoguera por las iglesias suizas marcó el inicio del debate sobre la libertad de pensamiento y expresión en Europa.

Galileo ante el Santo Oficio

Galileo ante el Santo Oficio. Joseph-Nicolas Robert-Fleury / Wikimedia

La revolución científica: desafíos a la autoridad

La revolución científica de los siglos XVI y XVII trajo consigo desafíos fundamentales a la autoridad establecida. Galileo Galilei, el famoso astrónomo italiano, se las vio con la Inquisición por defender la teoría heliocéntrica de Copérnico. Aunque Galileo era un devoto católico, sus descubrimientos chocaron con la interpretación literal de las Escrituras por parte de la Iglesia. Su juicio y condena a reclusión perpetua destacaron la tensión entre la fe y la razón en la Europa de la época.

En tiempos más recientes, individuos como Francesc Ferrer i Guardia y Ken Saro-Wiwa fueron perseguidos y ejecutados por defender la libertad y la justicia. Ferrer, un pedagogo español, fundó una escuela basada en el librepensamiento y la educación secular, lo que lo llevó a ser fusilado durante la Semana Trágica de Barcelona en 1909, acusado de haber sido uno de los instigadores del movimiento que generaron disturbios que fueron contestados con una dura represión. Por su parte, Saro-Wiwa, un activista ambiental nigeriano, luchó contra la destrucción ambiental en el delta del Níger y fue ejecutado por el régimen dictatorial de su país.

Francisco Ferrer Guardia

Francisco Ferrer llevado ante la audiencia. José L. Demaría López «Campúa» / Wikimedia.

El legado de los mártires de la ciencia

A lo largo de la historia, muchos científicos y pensadores han pagado un alto precio por desafiar las normas establecidas y empeñarse en la búsqueda del conocimiento más allá del dictado por las autoridades de cada época. Su valentía y sacrificio han dejado un legado duradero, recordándonos la importancia de la libertad de pensamiento y expresión en la búsqueda del conocimiento. Al honrar su memoria y aprender de sus historias, podemos continuar defendiendo los ideales de la ciencia, la justicia y la libertad en el mundo actual.