NICOLÁS MAQUIAVELO

0
16
Por Joaquín de la Sierra ()
Madrid.- Seguramente has escuchado hablar de Nicolás Maquiavelo, especialmente por sus técnicas de liderazgo y política descritas en «El Príncipe», donde expone la frialdad y el cálculo como herramientas para mantener el poder, independientemente de la moralidad de los actos.
De estas ideas y enfoques surge el término «maquiavélico», que se refiere a la adopción de tácticas políticas consideradas astutas, manipuladoras o despiadadas para alcanzar y conservar el poder. Sin embargo, su historia personal es aún más intrigante.
Nacido el 3 de mayo de 1469 en Florencia, Italia, Maquiavelo provino de una familia con antecedentes nobles, pero su padre era uno de los miembros más pobres de esta. Desde joven, Nicolás se convirtió en un ávido lector, lo que cimentó las bases de su vasto conocimiento en política y estrategia militar.
A pesar de su inteligencia y dedicación, Maquiavelo enfrentó tiempos turbulentos. En 1513, tras el retorno de los Médici al poder en Florencia, fue acusado de conspiración, lo que lo llevó a ser torturado mediante el método de «la cuerda», donde los prisioneros eran colgados de las muñecas con los brazos en la espalda, causando un dolor insoportable. A pesar de la tortura, Maquiavelo negó todas las acusaciones y finalmente fue liberado.
Durante su exilio forzado, escribió sus obras más significativas, incluyendo «El Príncipe» y «Discursos sobre la primera década de Tito Livio», reflexionando sobre la dinámica del poder y la naturaleza humana.