¿CUÁL FUE LA BATALLA MÁS IMPORTANTE DE ALEJANDRO MAGNO?

0
48

Tomado de MUY Interesante

Fue el enfrentamiento definitivo entre macedonios y persas, entre Alejandro Magno y Darío.

Madrid.- la batalla de Gaugamela, librada el 1 de octubre del año 331 a. C., marcó un punto crucial en la historia. Los destinos de dos grandes imperios se entrelazaron en un enfrentamiento épico. Por un lado, Alejandro Magno, el joven rey macedonio con ansias de conquista y por el otro, Darío III, el último monarca del poderoso Imperio persa aqueménida. Era el momento culminante de una serie de conflictos que habían sacudido Oriente Próximo y ambos líderes se enfrentaron con estrategias y ejércitos formidables.

Batalla de Gaugamela

La batalla de Gaugamela según Brueghel el Viejo. Wikimedia

El choque decisivo

“De las numerosas campañas militares de la Antigüedad ninguna fue tan decisiva como la que emprendió Alejandro de Macedonia en el año 334 a. C. contra el imperio Persa, pues alteró todas las fronteras y equilibrios del mundo conocido, supuso la supremacía de Occidente sobre Oriente durante siglos y fue el origen del nacimiento de la poderosa cultura helenística”.

El escenario estaba listo para un choque de titanes. Alejandro, con su ejército macedonio, se enfrentaba a una fuerza persa abrumadora en número y variedad. Darío había preparado meticulosamente el terreno, nivelando la llanura para maximizar el uso de sus carros de guerra, elefantes de guerra y una caballería formidable, proveniente de las regiones más remotas de su enorme imperio. Sin embargo, Alejandro era un estratega poco común. Conocía la desventaja numérica de su ejército y sabía que la victoria requeriría algo más que fuerza bruta. Mientras simulaba una formación tradicional de infantería en el centro y la caballería en los flancos, secretamente preparaba un movimiento audaz. Justo cuando la batalla estalló, Alejandro desplegó un ataque oblicuo, desplazando su flanco izquierdo hacia atrás para protegerlo mientras embestía con ferocidad por la derecha.

El choque inicial fue como el estallido de un trueno. Los carros persas avanzaron con furia contra la falange macedonia, pero fueron recibidos con una resistencia hábil y calculada. Mientras tanto, la caballería macedonia, dirigida por Alejandro mismo, se lanzó en un ataque en diagonal, rompiendo las líneas enemigas y sembrando el caos en sus filas. Era una danza mortal de hombres y bestias, donde cada movimiento estratégico podría significar la diferencia entre la victoria y la derrota.

Sarcofago Alejandro Magno

El llamado sarcófago de Alejandro Magno. Wikimedia

Contra los Inmortales

El momento crítico llegó cuando Alejandro, al mando de su guardia personal, se enfrentó a los temidos Inmortales de Darío. Equipados con lanzas largas y corazas relucientes, los Inmortales eran la élite del ejército persa, la última línea de defensa del Rey de Reyes. Pero contra la ferocidad y determinación de Alejandro, incluso los más valientes flaquearon. En un frenesí de acero y sangre, la guardia personal de Alejandro abrió una brecha en las filas persas, abatiendo a todo aquel que se interponía en su camino.

Fue en este momento de caos y confusión que Darío, montado en su carro de guerra, tomó la decisión fatal de huir del campo de batalla. Su fuga desató el pánico entre sus tropas, que creyeron erróneamente que su rey había caído. La moral se desplomó y el ejército persa se sumió en la desorganización y la desesperación. Fue entonces cuando Alejandro, en un acto de clemencia o tal vez de estrategia, detuvo su persecución y se volvió para socorrer a sus tropas en apuros en el flanco derecho.

Alejandro Magno entrando en Babilonia. Charles Le Brun / Wikimedia

Alejandro Magno entrando en Babilonia. Charles Le Brun / Wikimedia

Un cambio de era

La batalla de Gaugamela no fue solo una victoria militar, fue un punto de inflexión en la historia. Con la caída del imperio persa, se abrió el camino para la expansión del imperio macedonio y el ascenso de Alejandro como el amo indiscutible del mundo conocido. Pero más allá de las hazañas militares, la batalla de Gaugamela fue un testimonio del ingenio estratégico y la valentía inquebrantable de Alejandro y sus hombres.

Después de la batalla, Alejandro se erigió como el señor de Asia, un título que había perseguido desde su ascenso al trono de Macedonia. Babilonia, la gloriosa capital persa, cayó ante él, y las puertas del mundo oriental se abrieron de par en par. Pero la victoria en Gaugamela también marcó el comienzo de una nueva era, una era de fusión cultural y conquista sin precedentes, donde el mundo conocido sería moldeado por el genio de un solo hombre: el período alejandrino, más conocido como período helenístico.

En los campos polvorientos de Gaugamela, se forjó el destino de los dos grandes imperios del momento y el mito de un hombre que desafió los límites del mundo conocido. Y aunque la batalla puede haber terminado en un solo día, su legado perdurará para siempre en las páginas de la historia.

Mapa Alejandro Magno

Mapa con la extensión del imperio de Alejandro Magno y las batallas más importantes de sus conquistas. PeterHermesFurian / iStock.