TRES AÑOS DESPUÉS, IGUAL O PEOR

0
24
Por Abel Tablada
La Habana.- Tres años después y seguimos igual, o mejor dicho, peor. En el 2021 todavía yo tenía alguna esperanza de que el gobierno, ante la crisis múltiple que enfrentábamos, tomara medidas efectivas para incentivar la producción, la creatividad y la innovación en el país, incluyendo la actividad legal de arquitectos independientes como parte del proceso constructivo.
Algo se ha avanzado si pensamos positivamente, pero han preferido las medidas impositivas, la recaudación de dinero a corto plazo sin una sostenibilidad real, la implementación de tasas de cambio falsas, el no escuchar a los expertos y el control selectivo que un verdadero paquete de incentivación para que la tierra produzca más, para que haya más inversiones internas y externas, para que los jóvenes, arquitectos y de otras muchas profesiones y oficios no tengan como prioridad irse del país.
Han fallado una y otra vez y no es sólo por las muchas sanciones de los EEUU que sí hacen mucho daño también.
Que autoricen la actividad independiente de los arquitectos no resolverá la situación, es solo el reflejo de un pensamiento y modelo arcaico, poco revolucionario, antidemocrático y totalmente insensible con las necesidades y deseos de todo un pueblo.
Acá un artículo publicado en 2021:
VIETNAM, CUBA Y LOS ARQUITECTOS
En los últimos 30 años Vietnam redujo la pobreza del 75 al 5 por ciento. Actualmente es uno de los países más prósperos y comercialmente activos del sureste asiático con un crecimiento de alrededor del 7 por ciento anual antes de la pandemia gracias a que en 1986 aplicara reformas económicas y políticas llamada Đổi Mới. Aunque la desigualdad aumentó y todavía hay muchos sectores pobres, y a pesar de que tienen problemas medioambientales por la avaricia y la corrupción, lo cierto es que hoy en día son líderes regionales y mundiales en la producción de algunos artículos agropecuarios e industriales.
No hay ninguna descripción de la foto disponible.En el sector constructivo el desarrollo ha sido impresionante y además de las empresas de proyectos estatales que se ocupan de diseñar hospitales y otras grandes obras, también existen empresas privadas de todos los tamaños, algunas haciendo arquitectura de calidad pobre y falsamente pintoresca, pero otras alcanzando gran prestigio internacional. Vietnam se convirtió además en un imán para firmas extranjeras de arquitectos e ingenieros que se han establecido allí permanentemente o que participan en concursos internacionales.
Es cierto que su situación es diferente a la de Cuba, por una parte fue un país casi destruido por los bombardeos estadounidenses causando más de un millón de fallecidos hasta 1975 y por otro, debido a varios factores, el bloqueo estadounidense fue eliminado en 1994. A la liberación de las fuerzas productivas internas se sumó la posibilidad de comerciar sin restricciones y su cercanía a China fue bien aprovechada a pesar de sus diferencias históricas.
No hay ninguna descripción de la foto disponible.Tuve la posibilidad de visitar Vietnam cuatro veces por motivos de trabajo y turísticos y conocer cinco ciudades. En 2017 llevé a mis alumnos a Hanoi para hacer un proyecto de curso en el Hanoi Viejo, una casa de 4m de ancho por 40m de largo, todo un reto. Y además, con la ayuda de amigos arquitectos vietnamitas, organizamos visitas a oficinas de arquitectos jóvenes y a varias de sus obras.
Si yo le tengo que contar a alguno de mis amigos vietnamitas, que en el 2021, los arquitectos cubanos estamos reclamando el derecho a ejercer de forma independiente, se me caería la cara de verguenza. Quizás un francés o canadiense pudiera entender algo al asumir que vivimos en un estado socialista centralizado, pero no un vietnamita, que aun con un sistema de partido único, tiene muchas más libertades económicas. No sería posible explicarle, que nosotros, que tanto ayudamos a su país hace cuatro o cinco décadas, estemos ahora con tal atraso en el sector constructivo y posponiendo una discusión de la que se sabe su conclusión: prohibir la actividad independiente de arquitectos e ingenieros y otras profesiones es una decisión antidemocrática, poco pragmática y anti revolucionaria, sobre todo porque se sabe que excepto para algunos sectores estratégicos, los monopolios estatales no han funcionado muy bien en nuestro país por más que se ha querido.
No hay ninguna descripción de la foto disponible.Si bien este paso de autorizar a casi dos mil actividades menores es positivo para la economía, el hecho de no haber consultado y discutido con cada gremio profesional es un error grave. Ni siquiera de le dio explicación en las dos mesas redondas que supuestamente informaron sobre las medidas y, que yo sepa, no se ha explicado qué daño le puede hacer a la seguridad, prosperidad y al medio ambiente del país estas prohibiciones, excepto por algunos entendidos en redes sociales que no han visto ninguna amenaza. La publicación de estas medidas es el hecho más importante de las últimas semanas y nadie refleja las inquietudes y opiniones de los diversos sectores beneficiados o afectados. ¿Qué papel tuvieron nuestros parlamentarios, la Union Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba, (UNAICC) y el MICONS en esas decisiones?
Ese diálogo que tanto se ha reiterado que ha existido entre los servidores públicos, instituciones, autoridades ministeriales y los ciudadanos, en especial en el sector de la cultura, en el caso del sector constructivo no ha sido así y espero que los canales existentes sirvan para un diálogo y una rectificación que eviten otras formas más confrontacionales y poco efectivas.
No hay ninguna descripción de la foto disponible.El orgullo de que nuestro país sea capaz, bajo todo tipo de limitaciones y presiones, de desarrollar cuatro proyectos vacunales contra la covid-19, contrasta con la verguenza de tener una estructura obsoleta y mecanismos mal engranados para diseñar, construir y mantener, edificios, comunidades y ciudades. Algo que sí se ha logrado durante décadas en la Oficina del Historiador de La Habana y otras provincias.
Anoche vi un spot televisivo que recuerda una frase de Fidel y decía algo así como que las nuevas generaciones tienen la palabra. No creo que haya sido así en este caso, aunque reconozco que puede ser más debido al lastre de un aparato burocrático que no ha entendido que los tiempos de imposiciones y poco respeto a la ciudadanía ya pasó, que por una deficiencia del actual gobierno que tantas batallas tiene abiertas y lucha para revertir errores pasados.
Recibimos educación gratuita para ser cultos y por lo tanto, para ser libres y servir a la nación y a nuestras familias con nuestro esfuerzo, conocimientos e ilusiones.