PATRICK MAHOMES LLEVA A LOS KANSAS CITY CHIEFS AL OLIMPO. ¡¡TERCERA SUPER BOWL!!

0
31

Redacción Deportiva

Madrid.- Los Chicago Bulls de Michael Jordan. Los New England Patriots de Tom Brady. Son equipos legendarios y tienen un acompañante más en la mesa de los gigantes históricos: los Kansas City Chiefs de Patrick Mahomes. El ’15’, el mejor jugador del mundo, llevó a sus Chiefs al tercer anillo de campeón tras ganar una batalla de pura tensión (25-22). Como la de Leo Messi contra Kylian Mbappé del Mundial de Qatar. Porque Mahomes asaltó la final en la prórroga, cuando cada posesión valía ganar o quedarse fuera. Y ganó, claro que lo hizo. «Somos una dinastía», gritó al cielo de Las Vegas. Su tercera corona, la segunda seguida. Y defendido con éxito el Lombardi. Hay un chico que quiere sentarse en la mesa de los ‘GOATS’.

Mahomes se escapa de sus defensores.
Mahomes se escapa de sus defensores.LAPRESSE

Una prórroga en la Super Bowl no es normal. Solo era la segunda de la historia. Y Mahomes dibujó el perfecto ejercicio de equilibrismo entre la tensión propia y el saber hacer. Se libró de varias situaciones límite y encontró, para ganar, a Mecole Hardman dentro de la zona de anotación. Su tercer anillo. El quinto ‘quarterback’ en esa lista. Solo lleva seis años en la NFL y tiene 28 años.

San Francisco sale mejor

No fue una Super Bowl LVIII súper ofensiva. Todo lo contrario. De paladares exquisitos. Empezó con inicio bonito. Pasa en partidos así y más con dos defensas ganadoras por definición. Nervios por doquier como contexto y San Francisco tratando de apretar. Más en defensa, para no dar nada de margen a Mahomes, mientras que su ataque se dejaba en ataque un ‘fumble‘, varias penalizaciones y neutralizar a Purdy en su mejor jugada conectando con Conley y McCloud. Defensas, como resumen. En fondo y forma (0-0, primer cuarto).

Pero San Francisco mostró (algo) más. Generó sus ventajas. Jake Moody abrió el marcador al atreverse a un larguísimo field goal de 55 metros. En defensa frenaron a Pacheco después de un pase mágico de Mahomes, y Shanahan, maestro de la pizarra, aceleró. Dibujó una jugada con pase retrasado de Purdy a Jauan Jennings -receptor, pero lanzó el pase- que Christian McCaffrey recibió para definir. Uno de los mejores del mundo, el día necesario (0-10, 19′). Primer golpe a la final.

McCaffrey celebra su 'touchdown'.
McCaffrey celebra su ‘touchdown’.LAPRESSE

Los Chiefs no abrieron su electrónico (field goal de Butker) hasta el último minuto del primer tiempo, para el 3-10. Tenían un problema, que empezaba en la defensa de San Francisco destrozando su línea ofensiva y pasaba por las ideas de Shanahan.

Mahomes busca la reacción

Bajo ese tipo de partido, solo un hombre tiene capacidad de devolver a Kansas City a la vida. Y es Patrick Mahomes. Dio sus primeras muestras para que la final saliese del letargo. Se la intentó jugar en su primer drive, pero un pase larguísimo no tuvo receptor y fue interceptado. Pero como San Francisco tampoco generaba en ataque, no perdonó en otra oportunidad. Carrera para recortar yardas y Butker recortaba distancias. Desde 57 yardas, el field goal más largo de la historia de la Super Bowl (6-10, 40′).

Y se sabe que si metes al campeón y experto en la pelea, es complicado que lo suelte. Devolvió la afrenta. San Francisco se apagó y en un retorno perdió la posesión. Kansas City no perdonó, con Mahomes conectando a Valdés-Scantling. Los Niners habían sido mejores, sí. Pero se veían abajo tras la enésima muestra de corazón de los Chiefs.

Recepción de Valdés-Scantling.
Recepción de Valdés-Scantling.LAPRESSE

Había un partido nuevo. San Francisco debía mejorar sí o sí para el último cuarto y Kyle Shanahan respondió, dentro de la partida de ajedrez, tras su pésimo tercer cuarto. Un cuarto down jugado -muchísimo riesgo- entre Purdy y Kittle dio otro primer down. Aprovechado por Jauan Jennings, destacado en la recepción, dentro de la zona de anotación. Aunque Moody se dejase el punto extra, la final volvía al inicio. Del todo, pues Butker convertía en la siguiente posesión de los Chiefs tras un buen drive orquestado entre Mahomes y Kelce, pero sin pólvora dentro (16-16, 54′).

La estrategia favorecía a San Francisco. Purdy, por fin, conectó con McCaffrey y sus carreras abrieron huecos. Sin mucho éxito dentro, pero válidas para que Moody pudiese a los de la Bahía al mando. Y el reloj no mentía: solo una posesión, Patrick Mahomes al mando.

¡Prórroga!

Encontró a Kelce para un primer down con nueve segundos en el crono. Era su última esperanza, y no fallaron para asegurarse que Harrison Butker anotase el field goal y el campeón de la Super Bowl se decidiese… ¡en la prórroga! ¡Por segunda vez en la historia!

Butker golpea.
Butker golpea.LAPRESSE

Tiempo de valientes: uno mueve y el otro tiene que contestar. San Francisco pasó a la ofensiva con McCaffrey abriendo huecos hasta encontrarse en zona de anotación. Purdy, sin su día más brillante, no consiguió un pase efectivo y, de nuevo, Jake Moody convirtió la patada a palos para dejar a los 49ers en ventaja. Un 22-19 para que Kansas moviese. Su bala estaba clara.

Patrick Mahomes. E hizo de Patrick Mahomes. Porque no fue nada sencillo. San Francisco ‘tiró’ buenas defensas y en tres ocasiones se vio a los Chiefs casi sin ideas. Más cuando Valdés-Scantling falló y alejó el objetivo. Pero Mahomes, una y otra vez, sacó su casta. Una carrera salvó la primera, un pase a Rice un tercer down y otra larga carrera evitó otro 4º down. Estaba a las puertas de la historia.

No dudó. San Francisco no pudo cazar al quarterback y ‘Pat’ se inventó un pase para ganar. Dentro de la ‘endzone’ estaba Mecole Hardman, un receptor más trabajador que talentoso, que supo entender el pase y anotar. No había más. Mahomes había triunfado. Mahomes se había inventado otro final para la historia.
Celebración del triunfo.
Celebración del triunfo.LAPRESSE

Su tercer anillo de campeón, la explosión en las gradas de Las Vegas. Los Kansas City Chiefs habían ganado la Super Bowl. Una obra de arte, al ganar fuera de casa a Buffalo Bills, Baltimore Ravens… y remado con los San Francisco 49ers. Una final sin brillo, sí. Pero con la supernova Mahomes triunfando. «Somos una dinastía», repitió al terminar. Sí, lo son. Al olimpo del deporte. (Marca)