COSTA DE MARFIL REINA EN ÁFRICA Y COMPLETA LA COPA DE LOS MILAGROS

0
15

Redacción Deportiva

Madrid.- La Copa África 2023 se cerró de la única forma que podía hacerlo. Con otro milagro de los ‘elefantes’ en Costa de Marfil. Era ‘su’ edición. Y lo fue en todos los aspectos. Un torneo inverosímil en el que los anfitriones pasaron de estar virtualmente eliminados en fase de grupos… a clasificar como terceros y llegar a la final para ser campeones ante Nigeria, una de las favoritas. 1-2. Y remontando. Kessié y Haller fueron los héroes. Todo, habiendo perdido a su seleccionador por el camino y con Faé, el interino, haciendo una gran labor.

Las gradas del Alassane Ouattara respondieron y un tremendo manto naranja se extendía por los fondos y las tribunas. Los ‘elefantes’ estuvieron a la altura en el campo de la fiesta que se veía en las gradas. Antes y después del 0-1 nigeriano. Fue un monólogo naranja. Un dominio total y un aluvión de ocasiones. La más clara, un mano a mano de Adingra que salvó Nwabili.

Pero el fútbol es impredecible y Nigeria, con mucha calidad pero un juego al plano, encontró a balón parado su primera ocasión. Y llegó el gol. Un fantástico cabezazo de Troost-Ekong, héroe y capitán en este torneo, para anotar el 1-0 poco antes del descanso.

Imagen de un duelo aéreo durante el Nigeria – Costa de Marfil.EFE.

Sin embargo, no afectó a Costa de Marfil. El gol y el entretiempo no frenaron a los ‘elefantes’. Seguían llegando las ocasiones contra el lado verde… y Nwabili seguía siendo un muro. La grada se desesperaba, también Drogba en el palco. Parecía imposible marcar. Hasta que de nuevo apareció el balón parado. Y Franck Kessié. El ex Barcelona rompió la zaga nigeriana y anotó el empate. «Por fin», suspiraba todo el estadio.

Y los de Faé no se detuvieron. Estaban envalentonados. Crecidos. Y con razón. Eran claramente superiores sobre el verde a un rival, Nigeria, que no creaba peligro sobre la meta de Fofana pese a tener a Chukwueze, Osimhen, Lookman… el que desequilibró fue Haller. El delantero del Dortmund, que superó un tumor el año pasado y estuvo a un paso de dejar el fútbol, cerraba el círculo. Hizo el 1-2 a pase de Adingra (doblete de asistencias) para hacer llorar de alegría a todo un país. Costa de Marfil era campeona en la Copa África de los milagros. (Marca)