COLORES…

0
17

Por Tania Tasé ()

Berlín.- Esto es posible que no emocione a nadie. Sin embargo, quiero compartir esta experiencia sencilla. Se trata del poder de los colores. No sé nada de artes plásticas, ayer justamente le comentaba a una amiga que no sé dibujar ni un simple pollito, ni siquiera una de esas casitas que dibujan todos los niños. Pero sé el efecto que provocan en mí los colores: me transmiten cosas.

He tenido muchos empleos aquí, he limpiado Toiletten, trenes, calles, piscinas, saunas, gimnasios, cul@s de ancianos, he trabajado en panaderías , fábricas, oficinas, ¡en fin!

Y sólo he encontrado algo en común en todos esos lugares: los jefes, cuando hacen las tablas de vacaciones de los trabajadores, las marcan en rojo. Porque les salen caros estos pequeños derechos de los trabajadores, la gente que produce.

Aquí en Alemania, están obligados por ley a pagarlas. Entonces, para no parar sus procesos de producción, tienen que pagar a trabajadores que cubran el tiempo de las vacaciones de otros. Eso es una pena y una fuente de preocupaciones para ellos. Por eso las marcan en rojo en las tablas. Si yo tuviera una empresa, también me preocuparía, porque son cosas que encarecen cualquier proceso.

Yo no tengo negocios ni empresas, soy apenas una jefecita de equipo, pero he cambiado el color en las tablas: he sustituido el rojo por el verde, que dicen que tiene algo que ver con la esperanza. Yo necesito que cada uno de los integrantes de mi equipo sepa que se ha merecido ese período de descanso que se llama vacaciones, porque ha hecho su trabajo bien. Y necesito que ellos sepan que eso me alegra, aunque me trae algunos dolores de cabeza.

Y así el equipo funciona.

A quién le hace falta este post? Creo que a nadie más que a mí.