FALLECE MÍTCO EXARQUERO DEL REAL MADRID A LOS 76 AÑOS

0
29

Redacción Deportiva
Madrid.- El Real Madrid comunicó este martes el fallecimiento de Miguel Ángel González, uno de los grandes porteros de la historia, leyenda del club y del fútbol español.
“El Real Madrid quiere expresar sus condolencias y su cariño a su esposa, María del Pilar, a su hijo Miguel Ángel, a sus nietos Daniela y Mauro, a sus familiares, a sus compañeros y a todos sus seres queridos”, dice la comunicación.
Miguel Ángel marcó una época en la portería del Real Madrid de 1968 a 1986, años en los que pudo jugar 346 partidos. Su palmarés es espectacular: 7 Ligas, 3 Copas de España, 2 Copa de la UEFA y 1 Copa de la Liga. Por su agilidad se ganó el sobrenombre de El Gato. Era un felino bajo los palos.
Desde pequeño se mostró como un deportista ágil y rápido, con buenos reflejos. Además de al fútbol jugó a balonmano y baloncesto en su juventud. Un día le propusieron entrar en la Sociedad Deportiva Couto, y no lo dudó.
Cuando el Celta está a punto de cerrar su fichaje, aparece Miguel Malbo, el hombre para todo de la cantera blanca, y le ficha para el Madrid.
. Con 19 años fue cedido al Ourense (1966-67) donde disputó una temporada en Segunda B. Al año siguiente es cedido al Castellón (ya en Segunda). Y al año siguiente forma ya parte de la primera plantilla del Real Madrid, en la que coincide con Junquera y Betancort. Con Miguel Muñoz en el banquillo, quien nunca llegó a confiar en él, porque le veía como “un portero saltimbanqui”.
Debuta en la temporada 1969-70. Fue el 23 de noviembre de 1969, con derrota por la mínima ante el Valencia. Sus dos primeras temporadas, por la falta de confianza de Muñoz y una lesión de gravedad, fueron difíciles. Pero pronto llega Molowny al banquillo y El Gato se convierte en una realidad. Con Miljanic sigue en la titularidad. Su regularidad, incluso, le lleva a la selección. Llegó a lucir el escudo de la selección en 18 partidos, tres de ellos en el Mundial de 1978 disputado en Argentina.
En uno de esos tres partidos, realiza una intervención que ha sido incluida como una de las mejores paradas en la historia de los Mundiales. Fue ante Austria, en un balón cruzado rematado espectacularmente por Schachner a bocajarro. Miguel Ángel voló para blocar el potentísimo remate. Santamaría le convocó también para el Mundial de 1982, pero fue suplente por Arconada. Miguel Ángel también ganó en Trofeo Zamora en la temporada 1975-76.
Con el Madrid cumplió un total de 18 temporadas de muchas alegrías y algunos sinsabores. Luego, se mantuvo vinculado a la disciplina del club blanco. Primero como entrenador de porteros. Posteriormente se dedicó a la gestión de las instalaciones deportivas del club en la Ciudad Deportiva, donde era frecuente verle.