¿QUIÉN HA SIDO EL MEJOR CÁTCHER DE SERIES NACIONALES? I

0
35

Por Fernando Clavero

La Habana.- A estos editores de El Vigía de Cuba se les ocurren cada temas. Sin embargo, cuando hay un pedido, no queda más remedio que asumir y ponerse manos a la obra, con la condición, quiero aclarar, de que voy más por las sensaciones y menos por las estadísticas.

Parto de la base de que Cuba ha tenido buenos receptores. No tantos, como muchos quieren hacer ver, al colocar en la lista enorme que hacen a Lázaro Pérez, Evelio Hernández, Alberto Hernández, Alberto Martínez, Juan Manrique, Modesto Larduet y algunos más que no hicieron más que cumplir con su trabajo sin destaque particular.

Ha habido buenos cátcher, pero tal vez no tantos estelares. Solo ha sido una cuestión de fama para algunos y aquello de caerle bien a la prensa, que luego se encarga de hablar bien de unos y pasar al otro por alto. De esos casos hay miles y ahora mismo me viene a la memoria Carlos Tabares, al jardinero central que convirtieron en ídolo y no pasaba de ser más que un peloterito de poca monta, que solo se prestaba para el juego de los que dirigían, ya fuera del equipo o más arriba. ¿Lo recuerdan?

Para mí hubo cuatro grandes receptores en Cuba, en esa pelota que se jugó a más o menos buen nivel por 50 años y que después cayó en picado: Pedro Medina, Pedro Luis Rodríguez, Ariel Pestano y Juan Castro.

1994 Cuban League - [Base] #34 - Pedro Luis RodriguezSi me dieran a escoger, ahora mismo, uno de ellos para armar un equipo, me iría por Pedro Luis. Porque ha sido uno de los mejores bateadores que he visto. Un bateador de contacto y fuerza, veloz, bueno detrás del plato y elegante cogiendo batazos de foul, además de físicamente muy fuerte. Pedro podría ser un tercer bate en cualquier alineación. Sus números están por ahí, para el que tenga dudas. Cuba no ha tenido un receptor tan buen bateador como él. Y tampoco uno con tantos problemas en el brazo. Ese era su handicap.

Su majestad Pedro Medina está de cumpleaños | Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el DeporteSi tengo a Pedro Luis, ni miro a Medina. No me interesa Medina, a pesar de que Industriales haya sido mi equipo de siempre. Era bueno, sí. Bateaba jonrones, tenía buenos promedios ofensivos, pero a mí no me terminó de entrar nunca por los ojos.

Tampoco me entró Pestano. Y reconozco que en números y en resultados puede que sea el mejor de todos, defensivamente hablando. Pero yo conocí bien al villaclareño y era un tipo complicado, un pelotero con demasiado egos y creencias, un creyente, medio vulgar, un mimado de todos hasta que Víctor Mesa -otro creyente y mimado- lo puso en su lugar y lo dejó fuera de un Clásico Mundial.

Ha sido Pestano el receptor cubano más grande de todos los tiempos?Una vez, en un torneo internacional en el que estuve presente, el equipo Cuba iba detrás y José Dariel Abreu, entonces un bisoño integrante del equipo, llegó al banco y dijo: «Vamos a meter el cuerpo. Hay tiempo para darle la vuelta a esto». Y Pestano le salió al paso: «Lo que tienes que hacer es batear tú, que no se gana con palabritas. Cuando te pares en home, demuestra que no eres grande por gusto».

Yo estaba en la puerta de entrada al clubhouse y lo escuche todo. Pito dio jonrón en el próximo turno y volvió tranquilo y se sentó. Desde ese día le hice la cruz a Pestano, que para mí es un indeseable.

CubadebateHe llegado hasta acá y no he mencionado a mi favorito. Dije que escogería a Pedro Luis, pero fue una jugada de engaño. Mi cátcher siempre sería Juan Castro. El pinareño era un caballero, un tipo con malas pulgas, con mucho carácter y un maestro en eso de recibirle a grandes pitchers. Con él no había casualidad ni intimidación. No era Pedro Luis al bate, pero suplía sus carencias con una defensa y una clase en el terreno que le visto a pocos.

Juan Castro fue un maestro, un receptor elegante, que impresionaba desde la estatura, los modales, la educación, la solvencia, las habilidades para mascotear y mantener a los rivales bajo control.

No tengo dudas, para mí es el mejor… sobre todo porque era una buena persona y un gran jugador. Muy diferente a Ariel Pestano.