LOS MÉDICOS, EL CAPITIS DIMINUTIO Y LA DICTADURA EN CUBA

0
18
Por Jenn BT ()
La Habana.- Sí, me he alterado, he gritado, creo que mis niveles de estrés se dispararon y hasta me subió la presión. Abandoné el Derecho hace ya dos años, pero como se dice, si lo aprendiste bien, nunca se olvida. Y eso me ha pasado al ver tan tremenda idiotez.
Que alguien del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social me explique qué significa este documento. Sí, porque espero que lo conozcan, y si no, ya se los muestro yo. Inspección del Trabajo, ¿dónde estás? ¡Ah! Cierto, perdida como siempre. Ministerio de Salud Pública por si no lo sabías, te lo digo yo:
Esta Declaración Jurada viola los valores consagrados en la “querida” Constitución sobre el trabajo y el empleo digno.
Les pongo en contexto para que se entienda:
Un médico, como cualquier otro graduado universitario en Cuba, está obligado, por ley, a cumplir tres años de servicio social. Para aquellos que no lo sepan, el fundamento es devolver el «favor» a la dictadura por permitirnos acceder a los estudios universitarios de forma «gratuita».
Es decir, tres años al servicio irrestricto de los designios de la dictadura. Donde sea y como sea.
Aunque usualmente se respetaban, tanto el escalafón estudiantil como el lugar de residencia del graduado.
Si no lo hacen, serán sometidos a un procedimiento administrativo de inhabilitación para el ejercicio de la profesión.
Vaya suerte, ¿verdad? Invalidar el título y hacer como que los conocimientos aprendidos se esfuman por el simple hecho de no trabajar en el lugar que el “Estado” cubano ha definido.
Ahora bien, en cuanto a los médicos, si no recuerdo mal, hace años hubo un programa del Minsap para brindar atención médica en lugares apartados del país, pero siempre se les aseguró una vivienda a los galenos ya fuera bajo el régimen de usufructo u otro.
También estaba el programa de los «consultorios de familia», los cuales entregaban en usufructo una vivienda al médico; esta casa se encontraba en la parte superior del consultorio médico desde donde atendían a la comunidad. Con el tiempo, dichas viviendas fueron entregadas en propiedad a los médicos, pero esa es otra historia.
Empero, ahora, se les está haciendo renunciar a los médicos recién graduados a esta posibilidad de tener una vivienda en usufructo mientras cumplen su deber en una localidad que puede ser distinta de su domicilio familiar.
A ver, señor mío, ¿quién ha sido el capitis diminutio que:
1. Redacta un documento con semejante nombre de Declaración Jurada, sin sello ni ribete oficial, cuyo contenido viola los Derechos Humanos esenciales en el trabajo, promoviendo la renuncia de derechos adquiridos?
2. Fundamenta, coacciona e induce al miedo a un recién graduado en Ciencias Médicas, primero con un delito de perjurio sumado a la inhabilitación por tres años del ejercicio de la profesión.
Tres años durante los cuales el galeno no podrá ejercer su derecho al trabajo, por lo cual se verá privado de remuneración para satisfacer sus necesidades personales y familiares.
3. Utiliza como fundamento legal de un delito de perjurio y de la inhabilitación profesional una Resolución Ministerial derogada por la Resolución Ministerial 108 del MINSAP de 24 de agosto de 2004.
Según reza en https://instituciones.sld.cu/…/Resoluci%C3%B3n-108-04… porque en la Gaceta Oficial de la República de Cuba no hay rastro de dicho Reglamento
4. Obliga a cumplir el servicio social, pero el galeno tiene que buscarse su propia vivienda, sabiendo que el mercado inmobiliario en Cuba es inalcanzable tanto para la compraventa como para el alquiler con los salarios que existen?
¿Qué va a pasar con el galeno que no tenga una vivienda en el lugar donde le corresponde cumplir con esta obligación?
Porque si firma esta Declaración Jurada y no cumple con su servicio social por no tener donde vivir en una provincia diferente a la suya, será sometido a un proceso penal con una sanción accesoria de inhabilitación para el ejercicio de la profesión.
No sé si se entiende la incongruencia del contenido de esta Declaración Jurada: me obligan a cumplir mi servicio social donde sea y como sea, so pena de no poseer una vivienda donde, entre otros, ejercer mi derecho al descanso; además de impedirme exigirle a mi empleador, el Minsap, que garantice todas las condiciones necesarias para el efectivo cumplimiento de mi prestación laboral.
No me vengan a decir que es un documento falso y «malintencionado». En cualquier caso, ya saben lo que significaría…
Sí, Cuba es una dictadura, un Estado fallido y lo que viene después…
Cuba ni avanza, ni es libre. Y eso, a mí, me duele.