HUNGRÍA PONE APRUEBA LA PACIENCIA SUECA CON SU ADHESIÓN A LA OTAN

0
21

Redacción Internacional

Estocolmo/Budapest.- La inminente adhesión de Suecia a la OTAN se ha convertido en una dura prueba de paciencia para Estocolmo, que aguarda con impaciencia el visto bueno final del Parlamento húngaro en este mes para lograr su aspiración de formar parte de la Alianza.

El Parlamento húngaro ha incluido la solicitud de adhesión a la OTAN por parte de Suecia en el orden del día de su sesión extraordinaria del próximo lunes, pero es poco probable que estén presentes los diputados del partido gobernante Fidesz, del primer ministro, Viktor Orbán, lo cual prolongaría la tensa espera de Estocolmo para unirse al pacto militar.

Después de que el Parlamento turco aprobara la semana pasada la candidatura de Suecia para convertirse en el 32º miembro de la OTAN, Hungría es ahora el último país de la Alianza en votar sobre esta cuestión.

Sin embargo, se desconoce cuántos miembros de Fidesz asistirán a la reunión, si es que lo hace alguno, después de que fuentes del partido subrayaran el jueves que «esperarían» para votar sobre ese asunto hasta que el primer ministro sueco, Ulf Kristersson, y Orbán mantuvieran «una reunión» para abordar el asunto en el marco de la cumbre de Bruselas, que termina este viernes.

Ambos líderes tuvieron la oportunidad de intercambiar algunas palabras al margen de la reunión del Consejo Europeo este jueves, lo cual dio pie a Kristersson para afirmar que su fugaz charla con  Orbán  sentó las bases para futuras conversaciones.

Entre otros asuntos, está previsto que los dos líderes europeos hablen del enfoque de ambos países en relación con la OTAN, también que se aborden intereses comerciales y se toque el tema del avión de combate sueco Gripen Jas 39, que utilizan las fuerzas áreas de ambos países.

Orban invitó previamente a Kristersson a Budapest para hablar de la candidatura sueca a la OTAN, pero el primer ministro sueco dejó claro que no negociaría con el dirigente húngaro nada relativo a la adhesión a la Alianza, tras subrayar que Suecia ya ha cumplido con los compromisos que adquirió con Budapest para desbloquear la adhesión.

TOCAR MOVER FICHA A ORBÁN

Kristersson reiteró esa posición tras su breve  conversación con Orbán este jueves, y subrayó que no piensa reunirse con él en Budapest hasta que Hungría ratifique la solicitud de adhesión sueca a la OTAN.

Sin embargo, el líder sueco añadió que Orbán no le dio ninguna fecha concreta parta que el parlamento vote sobre esa cuestión.

De momento,  no parece que los diputados del partido Fidesz de Orbán tengan mucha prisa en votar sobre la candidatura de Estocolmo a la Alianza Atlántica.

Péter Szijjártó, han dejado claro esta semana que no ven motivos para decidir sobre el asunto antes del 26 de febrero.

La cuestión se seguirá de cerca en Europa y al otro lado del Atlántico, donde la paciencia con Orbán es escasa.

En declaraciones a la prensa este lunes en Washington, el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, instó a Budapest a mover ficha sin más dilación.

«Suecia aporta enormes capacidades a la Alianza en todos los ámbitos. Ahora Hungría tendrá que actuar para completar el proceso de adhesión de Suecia. Confío en que eso ocurra en las próximas semanas (…)”, subrayó Blinken. (EFE)