MÁS QUE UN CLUB, UN CAOS

0
15
Por Pucho Oroza
Varadero.- El entorno culé no pasa por su mejor momento, el club catalán está viviendo una de sus peores crisis en este siglo. Un conjunto de desaciertos que lo han puesto en una situación difícil y que compromete el futuro de la institución.
Con el fantasma del «Caso Negreira» aún rondando por Montjuic, la credibilidad del club ha estado cuestionada durante toda la Liga, cada jugada, cada decisión arbitral que beneficie al club pasa por un cuestionamiento atroz, incluso varios equipos han emitido formales comunicados sobre el tema y el deseo que se esclarezca todo. Ciertamente haber estado pagando al Jefe de Árbitros durante varios años una suma superior a los siete millones es algo difícil de pasar por alto.
Pero bien, para colmo de males, la situación deportiva del equipo no es la mejor. Al día de hoy se ubican cuartos en la Liga tras 22 jornadas, con 47 puntos, y ya han sido eliminados de la Copa del Rey y se fueron sin el título de la Súper Copa Española. Una situación que ha hecho, hace unos días, anunciar a su director técnico, la leyenda culé Xavi Hernández, que se marcha del club a final de campaña.
Si bien la situación actual es bien complicada, lo peor es lo que está por venir, pues de ahora a junio el Barcelona se juega unos 120 millones de euros y es un ingreso que la entidad no puede permitirse perder debido a su precaria economía. Con una cifra de deudas impresionantes, sobre los 1200 millones de euros, más 207 millones por pagar en fichajes, que podrían haber sido peor sin la aplicación de las palancas, según cifras publicadas por Statista Research Department. El 8 de diciembre de 2023, al final de la temporada 2022/2023, la deuda fue aún mayor, aproximándose a los 2.423 millones de euros.
El Barcelona apuesta todo a sus resultados en el campo de juego, y ahí está el gran temor. Quedar fuera de la Champions sería un golpe mortal para el presupuesto de la temporada 2024-25. Si no va a la Supercopa de España, puede perder otros nueve millones. Y si no pasa dos rondas más que el Atlético en Champions, no irá al Mundial de Clubes.
Con la Liga casi descartada, los objetivos del Club Catalán deben centrarse en escalar posiciones que le permitan clasificarse a Torneos y poder ingresar dinero. Quedar fuera de Champions, sería un duro golpe, hoy están cuartos, pues en el flujo de caja se presupuesta cada año llegar a cuartos de final, con lo cual dejarían de ingresar unos 60 millones, 15.7 paga este año la UEFA por jugar fase de grupos, unos 25 millones por el nuevo formato de la competición el año próximo donde se jugarían ocho partidos, 9.6 por la clasificación a octavos y otros 10.6 millones por jugar cuartos. Cada centavo necesario.
Además, el Barça podría perder el ingreso que supone estar en la Supercopa de Arabia, que este año ascendía a seis millones de fijo, más los premios por llegar a la final y ser campeón. Eliminado de la Copa, los azulgrana solo jugarán la Supercopa si acaban entre los dos primeros.
Incluso, podrían perderse los 50 millones que la UEFA paga sólo por participar en el nuevo Mundial de Clubes, que se jugará en el verano de 2025. Las derrotas en la fase de grupos ante Shakhtar y Amberes en la Champions, lo ponen en desventaja ante el Atlético de Madrid, quien los supera en puntuación 62 puntos sobre 55, con lo cual sus jugadores necesitan sumar ocho puntos más que el Atlético en lo que queda de temporada en Europa. Ello implica, prácticamente, avanzar dos rondas más que los colchoneros. Y no solo pasar, también hacerlo con victorias.
Con todos estos fantasmas rondando al Fútbol Club Barcelona, más que un Club, la institución es un caos, del cual deberán interiorizar e intentar salir adelante.