LA NIÑA AMANDA

0
27

Por Anette Espinosa
La Habana.- La niña Amanda sigue internada en una sala del Hospital Infantil William Soler, en medio de un reclamo generalizado para que las autoridades del referido centro logren hacerle un trasplante de hígado, para el cual su padre es el donante, pero hasta ahora no ha podido ser.
La dirección del hospital, como dignos representantes de la dictadura, han puesto todas las trabas posibles para no hacerlo, mucho más después de que los padres de la niña, de apenas dos años de edad, acudieran a las redes sociales para denunciar la situación de la bebé.
El primer argumento fue el de que no tenían insumos para hacerle la intervención quirúrgica. Ante la posibilidad de que todo lo necesario le llegara de fuera del país, adujeron que no podían correr el riesgo de utilizar el material enviado desde el extranjero, por aquello de que no sabían si reunía las condiciones sanitarias necesarias.
Las personas encargadas de buscar la donación, sobre todo Lara Crofs, insistieron, hasta que, la víspera, Lara logró reunirse con directivos del hospital. Estuvieron ella y el padre de Amanda, frente a cuatro personas que nunca se identificaron, que se presentaron tarde a una reunión acordada previamente, como dándole poca importancia a lo que iban a hacer, o a lo que tenían que oír.
Al final, le dijeron a Lara y al padre de Amanda que no se trataba solo de insumos o medicamentos, sino de lo necesario para el tiempo de postoperación, incluso de que necesitaban los equipos, que sin ellos no podían hacer nada. En algún momento de la conversación, según Crofs, a quien creo ciegamente, le dijeron que esas operaciones se hacen solo desde hace unos 20 años, como diciéndole que no es tan importante o que si hubiera pasado en otro momento, nunca se hubiera pensado en un trasplante.
Escuché a Lara explicarlo todo, en un vídeo que compartió en las redes sociales y solo se me ocurrieron decenas de preguntas, como qué pasaría si Amanda, en lugar de ser hija de unos jóvenes profesionales espirituanos, gente sencilla y humilde, fuera descendiente de alguno de los grandes dirigentes de lo que ellos llaman revolución.

Si su apellido fuera Castro, la hubieran llevado, en un vuelo privado, a operarla en cualquier país del mundo, en una clínica de primer nivel, sin importar el costo de viajes y operaciones. Lo mismo sucedería si fueran generales o descendientes de Estaban Lazo, Manuel Marrero, Miguel Díaz-Canel, o Roberto Morales Ojeda, quien, por cierto, estudió Medicina y se graduó con 3.11 de promedio, el más bajo de su clase.
También harían hasta lo imposible, y crearían todas las condiciones, si la niña fuera hija o nieta de un ministro, o de un secretario del partido a cualquier instancia, incluso hasta de municipio. Y también hasta de un seguroso, de esos que se pasan la vida espiando a todo el mundo a cambio de una caja de pollo, chivateando, haciendo el mal.
Aunque me duela decirlo, la niña Amanda y sus padres son ahora mismo una espina en el zapato de la dictadura. Las denuncias en las redes sociales, el apoyo dentro de la isla y fuera de ella dejan en entredicho al sistema, que pregona aquello de potencia médica y no cuenta ni con una jeringa para ponerle una inyección a un paciente con asma.
La situación de Amanda me genera temor, porque conozco la forma de actuar del régimen, sé de sus métodos, de cómo son capaces de tomar represalias con alguien por levantar la voz, por defender sus derechos, porque ellos se creen que son los únicos que tienen derechos y potestades, consideran que sus vidas son las únicas que importan.
Me da miedo lo de la niña Amanda. Y también me preocupan sus padres, porque sé que los gobernantes no se quedarán dados. En algún momento virarán la tortilla, los acusarán de algo, alguna fisura encontrarán para cobrarles, y ojalá que no sea con la nena, que tiene un rostro encantador.
Amanda merece vivir. Por ella y por sus padres, por todo lo que hacen por su nena. Y el gobierno tiene la obligación de preocuparse, dejar a un lado los rencores, y movilizarse para que la nenita viva. Si no lo hace, su caso pasará a engrosar la lista de injusticias de un sistema por el que alguien alguna vez pagará, porque tantos crímenes no pueden quedar impunes.
(Acá les dejo el link del vídeo de Lara Crofs)

https://www.facebook.com/lara.crofs/videos/1039465450687732