¿CÓMO CERRABAN LAS PUERTAS DE SUS CASAS LOS ROMANOS?

0
20

Tomado de MUY Interesante

¿Existían las llaves en la antigua Roma? ¿Qué tipos de cerraduras había? ¿Cómo se aseguraban de que nadie entraría en sus casas?

Madrid.- Solemos pensar en los antiguos romanos armados y en medio de una batalla, vestidos con una toga blanca y defendiendo sus ideas frente a otros políticos en el senado, o gritando de emoción desde las gradas del anfiteatro ante una lucha de gladiadores. Pero imaginar y reconstruir el día a día de los romanos nos brinda también una curiosa información sobre su estilo de vida. En la actualidad todos cerramos con llave las puertas de nuestras casas cuando salimos. ¿Qué hacían los romanos?

Casa romana

Escena romántica del interior de una casa romana. Luigi Bazzani / Wikimedia

El origen de las llaves y las cerraduras

Es un gesto de lo más cotidiano desde que existen las propias casas, donde las puertas actúan como guardianes de nuestra privacidad y custodios de nuestras posesiones más preciadas. La historia de las llaves y las cerraduras se remonta a más de 6000 años atrás. En este relato, las antiguas civilizaciones desempeñan roles cruciales, revelando sus contribuciones únicas al desarrollo de estos elementos esenciales para la seguridad.

El viaje comienza en Nínive, la antigua capital del imperio asirio, donde los arqueólogos desenterraron una cerradura de madera junto con una pequeña llave que encajaba a la perfección en su cierre. Este hallazgo primitivo señala los primeros pasos en la evolución de un artefacto que se convertiría en un elemento imprescindible de la seguridad doméstica. Los egipcios, como no, perfeccionaron el concepto al introducir cerraduras más avanzadas. Sus cerrojos de madera presentaban pequeñas clavijas internas que requerían ser elevadas por la llave para desbloquear la puerta. Una leve mejoría, pero eficaz, que garantizaba la seguridad al tiempo que nos muestra un atisbo de la maestría y creatividad técnica de la época.

Fresco Pompeya

Fresco pintado en Pompeya. jenifoto / iStock

Cerrajería romana

Sin embargo, fueron los romanos quienes llevaron la seguridad a otro nivel al forjar las primeras llaves y cerraduras de metal. Estos dispositivos resistentes, además, sentaron las bases para un sistema que perdura hasta nuestros días. La llave adquirió una forma especial que debía encajar perfectamente con el interior del cerrojo, una herencia más que nos dejaron los romanos y que no conoció otra revolución en el diseño hasta el siglo XIX.

Además, no solo había que cerrar las puertas de los domicilios, los romanos adinerados guardaban sus tesoros en cajas fuertes y llevaban consigo las llaves colgadas al cuello o adaptadas en forma de anillo, todo un símbolo de estatus. Este elemento no solo demostraba su riqueza, sino que también revelaba la importancia de la seguridad personal en una sociedad donde la posesión de objetos de valor estaba intrínsecamente vinculada al poder y la posición social.

Varios descubrimientos arqueológicos han demostrado la riqueza de las contribuciones romanas a la historia de las llaves. Cada pieza cuenta la historia de la evolución de estos ingeniosos dispositivos de seguridad y nos permite diferencias los distintos tipos de llaves y cerraduras que usaron en la antigua Roma.

Las puertas cerradas, cuando son encontradas en su ubicación original, no solo indican límites físicos, sino que también marcan fronteras temporales. Las llaves halladas junto a estas puertas nos susurran la última vez que fueron utilizadas, revelando la clausura definitiva de estructuras arquitectónicas que quedaron selladas en el tiempo hasta que excavaciones posteriores las desenterraron, ofreciendo una conexión única entre dos eras. Curiosamente, algunas de las llaves descubiertas no descansaban en sus cerraduras correspondientes, sino que fueron cuidadosamente ocultadas ante las puertas que debían abrir. Este acto deliberado sugiere la posibilidad de un retorno, una esperanza de regreso que nunca se materializó.

Cerradura romana

Llave en T y su tipo de cerradura. Fernández Ibáñez, C. 1999.

Tipos de llaves

Dentro de este conjunto de descubrimientos surgen diferentes tipos de llaves, cada una con su propio propósito y diseño único. Las llaves en L, un modelo abundante en Hispania, se introducían a través de una perforación en la puerta, liberando el pestillo al encajar en los huecos adecuados. Las llaves en T, aunque simples en su diseño, desempeñaban un papel crucial al encajar en ranuras de puertas con las medidas correspondientes y elevar pestillos para liberar las trancas que bloqueaban el paso. Las llaves de giro, con sistemas de seguridad más avanzados, ofrecían una perspectiva intrigante. Su estructura deformada, aunque revelada mediante análisis de rayos X, sugiere la complejidad y la evolución constante de la tecnología de seguridad. Estos dispositivos, que aún persisten en la actualidad, testimonian la duradera innovación romana en el ámbito de la cerrajería. Por último, las llaves articuladas, forjadas en hierro con bisagras que permitían plegarlas, presentan un misterio en cuanto a su mecanismo de funcionamiento. Su longitud sugiere la posibilidad de desbloquear trancas de mayor tamaño, añadiendo una capa adicional de intriga a su propósito. Una gran llave articulada hallada bajo una piedra en el edificio cristiano de Cástulo destaca la importancia de estos dispositivos en estructuras arquitectónicas significativas.

Los pestillos, componentes cruciales de los cerrojos, eran fabricados en bronce y revelaban, mediante sus orificios, el código de apertura correspondiente a su respectiva llave. Este ingenioso diseño permitía que estos elementos de seguridad perduraran en el tiempo, ofreciendo una ventana a la tecnología antigua de cerrajería.

Los anillos-llave, otro invento romano ingenioso, destacan por su originalidad. Surgidos en la época etrusca pero popularizados en la península ibérica en el siglo I d. C., estos anillos fusionaban la funcionalidad con la moda al soldar la llave directamente en el propio anillo. Una manifestación única de la creatividad romana, estos anillos-llave proporcionaban una solución elegante y práctica para llevar siempre consigo el acceso a lugares importantes.

Así, en esta crónica de llaves y cerraduras, las antiguas civilizaciones han dejado un legado duradero. Desde las cerraduras primitivas de Nínive hasta las ingeniosas llaves romanas que llevaban los adinerados como símbolos de estatus, la evolución de estos dispositivos de seguridad revela la constante búsqueda de innovación y perfección en el ámbito de la cerrajería. Cada pieza desenterrada cuenta una historia, y en el proceso, desbloquea secretos que conectan nuestro presente con la privacidad del pasado.

Llaves de la antigua Roma

Llaves de la antigua Roma. Daderot / Wikimedia