TARJETA PREPAGO EN USD: EL SHOW DEBE CONTINUAR

0
26
Por Pucho Oroza
Varadero.- El Banco de Crédito y Comercio (Bandec) ha anunciado que las personas naturales extranjeras y nacionales residentes o no en el territorio nacional, Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), Cooperativas No Agropecuarias (CNA), Trabajadores por Cuenta Propia (TCP), Agricultores Individuales y Otras Formas de Gestión No Estatal (OFGNE) y la población en general. podrán adquirir, a partir de hoy 24 de enero, un nuevo medio de pago electrónico: la tarjeta prepago en USD.
Con un valor mínimo de 50 USD, del que se descuenta una comisión de 4.00 USD por su compra, el nuevo engendro es recargable mediante depósitos en efectivo con las divisas autorizadas a circular y por transferencias desde el exterior, sin límite de importe. Posibilita la compra de bienes y servicios en la red minorista y mayorista, así como la compra de combustible en los servicentros que se habilitarán en USD.
Las preguntas son: ¿ya no existen las tarjetas en MLC? ¿Conceptualmente y operacionalmente, no son para lo mismo? ¿Cuál es la diferencia? ¿Habrán tiendas diferentes para comprar? ¿Con lo recaudado en estas tiendas se suministrarán las tiendas MLC y las de Moneda Nacional?
La respuesta es sencilla, es solo un ejercicio de memoria, porque ya esto lo hemos vivido, es un deja vu. Hagamos historia.
El primero de enero de 2021 se eliminó el llamado peso convertible (CUC), que ya no lo era. Teóricamente, el CUC se inició como un espejo del dólar. Por cada CUC en circulación, en el Banco Central había un dólar americano. La cantidad de CUC circulante era señal de la cantidad de dólares disponibles en banco, o sea, cada CUC tenía un respaldo de dólar. Esta proporción se fue perdiendo, en medio de transacciones en la doble contabilidad empresarial con la dualidad monetaria al punto de que el peso convertible dejó de tener convertibilidad de 1×1 con respecto al USD y así nació el CUC fiduciario.
O sea, llegó el punto que no había respaldo en moneda extranjera para el CUC y ya no tenía sentido, pues en este «espejo monetario», la imagen ya salía distorsionada. Había más cuc en circulación que dólares en el banco. Junto con la tarea ordenamiento, nació el MLC, el mismo concepto del CUC, pero ahora más abarcador con más monedas extranjeras en la ecuación. Por cada MLC en una tarjeta había una divisa extranjera en el banco según su tasa de cambio.
La nueva tarjeta prepago en USD me sugiere algo, ya el MLC también perdió su convertibilidad con las monedas extranjeras, se usó para otras cosas que no derivan en abastecer para lo que fue depositado, ya existe MLC fiduciario también, o sea más MLC en tarjeta que las divisas depositadas en el banco. En otras palabras, ya se gastó la divisa y hay que ir por más.
Que no hay divisas en el país dejó de ser un secreto a voces para ser una excusa. Existen dos variantes para sostener este proceso: Obtener divisas. Algo imposible porque a corto y mediano plazo no hay producción de ningún tipo, ni renglones exportables eficientes y sostenibles ni de bienes ni de servicios. Crear divisa fiduciaria, una constante en nuestro sistema financiero pero que no es sostenible en el tiempo.
CUC… MLC… Tarjeta prepago USD, el show debe continuar.