¿QUÉ PODEMOS APRENDER DEL ARTE DE LA GUERRA DE SUN TZU?

0
14

Tomado de MUY Interesante

Sun Tzu, filósofo y estratega militar, escribió El arte de la guerra hace más de dos mil 500 años. Sus enseñanzas siguen siendo valiosas a día de hoy debido a las estrategias brillantes que podemos extraer.

Madrid.- El arte de la guerra, escrito por el general militar, estratega y filósofo Sun Tzu, se trata de un manual estratégico sobre cómo podemos abordar un conflicto militar. Aunque está enfocado en cómo podemos afrontar una guerra ya que los principios y argumentos del libro están orientados a la lucha armada y las relaciones entre gobiernos y facciones militares, las enseñanzas de este libro también son aplicables a escenarios de la vida cotidiana.

Por lo que, a pesar de ser una obra enfocada a cómo vencer en una guerra, cada una de sus lecciones pueden aportarnos estrategias para afrontar nuestro día a día. Teniendo esto en cuenta, el libro se centra en varias ideas generales con lecciones filosóficas que podemos tener presentes para lidiar con retos, dificultades y problemas que podemos encontrarnos hoy en día.

‘El arte de la guerra’ de Sun Tzu

El libro de El arte de la guerra es uno de los textos militares más famosos del mundo a pesar de que fue publicado hace 2500 años por Sun Tzu, un militar y filósofo chino. Aun así, sus enseñanzas siguen estando presentes hoy en día debido a la practicidad que tienen para afrontar ciertos desafíos diarios.

Estatuas del ejército chino

Estatuas del ejército chino. Créditos: iStock/kionkhoon.

La filosofía de ‘El arte de la guerra’

A pesar de ser un libro enfocado en la guerra, existen diferentes enseñanzas y sobre todo, estrategias, que podemos extraer de este libro. Como filósofa, algunas de las ideas que destacaría de esta obra para aplicar a nuestra vida moderna son las siguientes.

Elige tus batallas

Sun Tzu apunta a que los ejércitos solo deben enfrentarse a su rival siempre que tengan una clara batalla. De la misma forma, debemos elegir nuestras batallas en la vida real. Esto puede aplicarse en que antes de tomar acción ante un determinado problema o decisión, debemos entender qué queremos lograr y en qué áreas focalizarnos para aprovechar nuestro tiempo y recursos.

Templo en China

Templo en China. iStock/xijian

Esto se traduce en que no debemos dispersarnos en diferentes frentes, sino entender en qué somos buenos y qué es lo que más nos interesa para lanzarnos de lleno en este ámbito. Una gran parte del discurso del libro de El arte de la guerra se centra en aconsejar cómo elegir el momento y el lugar adecuados para que ocurran los conflictos o las acciones decisivas.

Del mismo modo, las enseñanzas de Sun Tzu se pueden aplicar a nuestras batallas personales ya que nos ayudan a apreciar que nuestra superación personal no solo implica una cuestión de fuerza de voluntad. Si queremos desarrollar buenos hábitos, una gran parte del trabajo debería destinarse a ponernos las condiciones más favorables para conseguirlo, en lugar de creer que solo actúa nuestra motivación y resistencia. De hecho, Sun Tzu usa el agua como una metáfora y guía para entender este principio debido a que siempre fluye por el camino de menor resistencia para conseguir el curso más óptimo.

“Vencerá quien sepa cuándo pelear y cuando no pelear”

El tiempo es esencial

Otra de las lecciones a destacar de El arte de la guerra es que debemos ser prudentes al elegir el momento más adecuado para enfrentarnos a nuestros enemigos. Aunque es esencial conseguir una buena estrategia, un plan debe ser tan bueno como elegir la situación en sí.

Mujer cavilando y respirando hondo

Mujer cavilando y respirando hondo. iStock/PeopleImages.

El tiempo es un recurso esencial en cualquier guerra. De la misma forma, en la vida diaria es importante que una vez tomemos una decisión, la ejecutemos de manera inmediata. El motivo de ello es que no debemos malgastar nuestro tiempo en aquello que nos frena o no nos impulsa a mejorar.

Conócete a ti mismo y conoce al enemigo

Este es uno de los puntos más importantes que destaca El arte de la guerra de Sun Tzu. Principalmente, esto significa que la información que realmente es importante es aquella que está bien fundamentada. En este libro sobre la guerra se remarca mucho entender las propias fortalezas y debilidades para conseguir el resultado que deseamos. Además, también debemos tener en cuenta los factores de nuestro entorno para entender cómo aprovecharlos junto a nuestras capacidades para dar con el éxito.

Ten un plan único

Uno de los conceptos centrales de la obra de Sun Tzu es el ‘cálculo militar’, dónde el estratega exponía la importancia de que los expertos tuvieran como objetivo incorporar una perspectiva única de modo que el enemigo fuera incapaz de anticiparlo. De la misma manera, cuando no nos diferenciamos de los demás, esto puede resultar en una gran pérdida de recursos y resultados para nosotros. Si realmente quieres ganar una batalla, sea cuál sea, una de las claves principales es saber diferenciarse para ser único.

Hombre en la cima de una montaña

Hombre en la cima de una montaña. iStock/den-belitsky

La mejor manera de ganar es no pelear en absoluto

Cualquier guerra es arriesgada, ya que no siempre puedes tener todo lo que sucede bajo control. Es por ello que Sun Tzu propone que las mejores tácticas son aquellas que pueden derrotar a nuestros enemigos a través de otros recursos. Teniendo esto en cuenta, este filósofo propuso que los generales debían intentar conquistar sin recurrir a la guerra, es decir, usando métodos psicológicos. De hecho, sostiene que para cualquier tipo de situación, las personas tenemos más de una herramienta a nuestra disposición, aunque a veces sea necesario enfrentarnos a nuestros enemigos de manera convencional. Ser ingenioso es una habilidad que no solo se puede aplicar a los conflictos militares, sino que es una capacidad que nos permitirá vencer en muchas ocasiones de manera más simple. Por lo que, en lugar de pensar en la trayectoria más común al enfrentarte a un problema, intenta pensar en otras maneras de abordar esta situación.

El cambio representa una oportunidad

Sun Tzu también destacaba que el cambio se trata de uno de los factores más importantes a tener en cuenta en el momento de decidir el resultado de cualquier batalla. De hecho, en El arte de la guerra se centra en que los generales siempre se preparen para la situación más catastrófica. Es decir, aquellos que mantienen la calma y la mente abierta en un momento de incertidumbre suelen aprovechar las oportunidades cuando estas surgen. Esto, traducido para nuestra vida moderna puede aplicarse a que intentemos ser más conscientes de aquellas oportunidades que podemos perder debido a que no deseamos cambiar. En realidad, todos cambiamos constantemente, por lo que, lo importante es focalizarse en aquel cambio que nos produzca una mayor ventaja en nuestras vidas.

El éxito genera éxito

Sun Tzu notó que el impulso es esencial para la guerra. Lo mismo ocurre en nuestras vidas. Empezar a tener éxito, aunque sea en pequeñas acciones, será una de las claves que hará que el éxito llame a tu puerta. Es decir, es a través de los pequeños cambios o decisiones la manera más idónea para conseguir una meta más grande. De hecho, estas pequeñas acciones te acaban llevando a oportunidades que harán que acabes encontrando el camino para dar con el éxito que querías.

«Las oportunidades se multiplican a medida que se aprovechan»

Nadie se beneficia de una guerra prolongada

El general y filósofo Sun Tzu aconseja que lo mejor es atacar con eficacia y rapidez, haciendo que el conflicto sea decisivo. Aplicada esta lección a nuestra vida personal, es mejor abordar tus problemas de inmediato e ir avanzando hacia tus objetivos lo antes posible. Si tienes cualquier idea o quieres cambiar cualquier hábito de tu vida, ¿qué mejor idea que empezar hoy mismo?

Aunque estas son lecciones que se aplican a la guerra, como vemos las estrategias de Sun Tzu también son aptas como una filosofía de vida. De hecho, nos propone centrarnos en aspectos que pueden ayudarnos a mejorar en muchos ámbitos de nuestra vida moderna.