ASÍ FUE LA EXPEDICIÓN DE MARCO POLO

0
25

Tomado de MUY Interesante

Madrid.- Marco Polo transcribió fonéticamente los nombres de los personajes, ciudades, provincias y parajes naturales que visitó. Los mismos son reproducidos de manera diferente según el texto que utilicemos o la lengua a la que fueron traducidos. A pesar de ello, numerosos estudios realizados sobre su periplo nos permiten identificar y localizar la mayor parte de ellos. Para una mejor ubicación de los mismos, recogemos los nombres actuales entre paréntesis.

Así fue la expedición de Marco Polo

Xilografía coloreada del siglo XIV representando los barcos de Marco Polo en el mar Mediterráneo. Foto: Album.

El largo viaje de ida

Tras salir de Venecia en 1271, el primer destino de los Polo fue San Juan de Acre, donde coincidieron con el legado papal Teobaldo Visconti. De allí se dirigieron a Jerusalén para adquirir óleo del Santo Sepulcro, y posteriormente a Layas (Yumurtalik). A requerimiento de Visconti tras su nombramiento papal, regresaron a Acre en una galera fletada por el rey León II. Visconti les otorgó nuevas credenciales, un poco de dicho aceite y les designó dos frailes dominicos, Nicolás de Vicenza y Guillermo de Trípoli. De vuelta en Layas, les sorprendió la invasión del sultán Bondocdero (Baibars I al-Bunduqdari), por lo que ambos frailes entregaron sus credenciales a los Polo y volvieron a Acre.

Los primeros reinos o provincias que describe eran súbditos del Ilkanato mongol de Persia. Su viaje comienza en la Armenia Menor (Cilicia, costa meridional de Turquía), punto de llegada del comercio con Oriente y lugar de aprovisionamiento de los mercaderes venecianos, genoveses y de otros lugares. Hacia el nordeste cruzaron la Turcomanía (Sultanato de Rum, centro y norte de Anatolia), poblada por turcos, armenios y griegos, citando las ciudades de Conio (Konya), Cesarea (Kayseri) y Sebasto (Sivas), importantes paradas de las rutas caravaneras que unían la costa meridional de Anatolia con el mar Negro.

Ilkanato Persa

Vista exterior de la mezquita de Soltaniyeh, capital de los gobernantes del Ilkanato de Persia durante el siglo XIV. Grabado publicado en Panorama Universal. Historia de la Persia (1851). Foto: Album.

La siguiente tierra descrita es la Armenia Mayor, citando las ciudades de Arçinga (Erzingan), Argiron, (Erzurum) y Darçiçi (Erciş). Hace referencia al Arca de Noé y al monte Ararat, así como al petróleo. Georgia, la siguiente etapa, estaba gobernada por el rey David (VI Narin) y poblada por cristianos del rito griego. Constaba de numerosas ciudades, había seda en abundancia y tenía altísimas montañas y temibles desfiladeros. Nombra el monasterio de San Leonardo y el mar Caspio, al que denomina Glevechelan.

Relata luego el reino de Mosul, poblado por musulmanes y cristianos nestorianos o jacobitas, que usaban el siriaco como lengua litúrgica. Habla de las muselinas y de los kurdos, pasando a describir Bagdad, la ciudad del Califa, el gran río (Tigris) por el que se llegaba a la India y las ciudades de Basora y Chisi (posiblemente la isla de Kish). Relata igualmente la toma de la ciudad por Alan (Hulegu), y la derrota del Califa (al-Mustasim).

Habla igualmente de que la ciudad de Tauris (Tabriz), en la provincia de Irak, futura capital del Ilkanato, debía su prosperidad a su situación, entre la India, Bagdad, Mosul y Cremosor (Ormuz), de donde venían sus mercancías y eran adquiridas por los mercaderes latinos. Nombra la ciudad de Saba, hablando profusamente de los Tres Reyes Magos allí enterrados, y relata que en Persia había ocho reinos, destacando la calidad de sus caballos y asnos y el carácter cruel y homicida de sus habitantes.

El viaje continúa por la ciudad de Yasdi (Yazd), el reino de Kerman y la ciudad de Camandi (Qumadin, Jiroft). Describe posteriormente la provincia de Reobar, fortificada para defenderse de los caraunas, mongoles originariamente parte de la Horda de Oro, según su testimonio mestizos de india y tártaro, citando a su rey Nogodar (Tegüder), asentado en la ciudad de Dilivar (Lahore). Tras recorrer una meseta de tránsito poco seguro se llegaba a la costa en Cormos (Ormuz), donde los mercaderes arribaban de las Indias en sus barcos y traían toda suerte de mercaderías, que de allí a su vez se desparraman por todo el universo. Su rey se llamaba Ruemedan Acomat (Rukn al-Din Mahmud). Posteriormente describe Cobinar (Kermán), y que de allí se atravesaba un desierto árido hasta la provincia de Tonocain (Tun y Qa’in), destacando que en aquel paraje crecía el que los cristianos llamaban árbol seco, el álamo. A continuación escribe sobre Muleet (castillo de Alamut), donde recoge la historia del Viejo de la Montaña y sus asesinos. Cita igualmente Sapurgan (Sibargan) y Balc (Balj), el límite de las posesiones del señor de los tártaros de Levante (Ilkanato de Persia).

Irán

Sobre Yazd (Irán), Marco Polo afirmó que «es una ciudad buena y noble, con mucho comercio. Se teje allí una seda conocida como Yasdi, que los mercaderes llevan a muchos lugares». Foto: Shutterstock.

Tras andar doce días se llegaba a la ciudad de Taican (Taloqan), donde se producía sal en abundancia. Cita posteriormente Scasem (Ishkashim) y Balacian (Badajshán), cuyo rey era conocido como Alejandro o Qulcarnein (Dhu-al-Qarnayn), donde permaneció un año. De ella destaca las piedras preciosas llamadas balax, un tipo de rubí procedente de la montaña de Sighinan. También hace referencia al lapislázuli, al azur y a que había minas de plata. Describe a continuación las provincias de Pasciai (Pashai) y Kesimur (Cachemira), sus brujos y los ermitaños que vivían en sus cenobios. Abandonando la ruta a la India, vuelve a hablar de Balacian (Badajshán), y de la provincia de Vocan (Waján). De allí se dirigió hacia el nordeste, llegando al que afirma era el lugar más elevado del mundo, la meseta de Pamir. A través de la región llamada Velor (Belor) viajaron rodeando el desierto de Taklamakán hacia la provincia de Cascar Kashgar, actual Xinjiang). De ahí pasaron a Samarcanda, Yarcan (Yarkand), Cotan (Khotan), Pem (Yutian), Ciarcian (Xinjiang) y Lop (Luobuzhuang). En esta última ciudad los viajeros se aprovisionaban para un mes para cruzar el desierto. Pasa luego a describir la provincia de Tangut (Xi Xia), y la ciudad de Saciú (Shazhou).

Las siguientes etapas de su periplo son las provincias de Camul (Kumul), Gkingkintalas (no identificada), Succu (Suzhou o Jiuquan) y Campiciú (Ganzhou), donde residió un año. Luego describe Eçina (actual emplazamiento arqueológico de Eji Nai o Khara-Khoto), perteneciente a la provincia de Tangut (Xi Xia). En esta ciudad había que abastecerse para cuarenta días para cruzar un desierto hacia Poniente y llegar a Caracoron (Karakórum). Desde Caracoron (Karakórum) y Altai se dirigieron a la región de Barga, cuyos habitantes se llamaban Mecrit (Merquitas). Al dejar Campiciú (Ganzhou), hacia Levante en cinco jornadas se encontraba el gran reino de Erginul (Liangzhou), y de la ciudad de Erginul (Ganzhou) se iba a Catai. La siguiente provincia visitada fue Grigaia (Irgai o Yinchuan), siendo la ciudad principal Calaciai (Alashano Zhongxing). De allí pasaron a las tierras del Preste Juan, la provincia de Tenduc (Tiande). Hacia el este se encontraba la ciudad de Sindaciu (Xuanhua), citando el lugar llamado Ydifu, de localización hoy en día desconocida, con filones argentíferos. A tres jornadas se encontraba Ciagannor (Chagan Nur), con un palacio del Gran Kan. Hacia el nordeste se llegaba a Ciandu (Xanadú), donde residía el Kan tres meses al año.

La estancia en Catai

Marco vivió con el Gran Kan diecisiete años, en los que no dejo de ir y venir en las misiones que este le encomendó. De la ciudad de Cambaluc (Ciudad del Kan, Pekín), según su testimonio, partían varias carreteras, cada una de ellas conocida por el nombre de la provincia adonde llevaba. Cada 25 millas se encontraba un iant (posta) con un palacio muy grande, en todas las provincias y hasta en lugares alejados. Asimismo, los caminos estaban arbolados a ambos lados, para que no se perdiesen de vista y los viajeros no se apartasen de ellos.

Cambaluc

El palacio del Gran Kan en Cambaluc (Pekín) en un ejemplar del Libro de las Maravillas iluminado por el taller del Maestro de Boucicaut (h. 1412). Foto: Album.

Marco fue comisionado como embajador a Poniente, viajando durante cuatro meses. Saliendo de Cambaluc, se encontraba el río Pulisanghin (Lugouqiao), utilizado para el transporte fluvial. A 30 millas se encontraba la ciudad de Giongiu (Zhuozhou). Describe a continuación el reino de Tainafu (Taiyuan) y las ciudades de Pianfu (Linfén) y Caiciu (Xiezhou). Cita el río Caramoran (Rio Amarillo), la ciudad de Cacianfu (Hezhongfu, hoy Puzhou), la gran ciudad de Quengianfu (Xi’an), los confines de Catai y Mangi (Manzi), y la provincia de Cuncun (Hanzhong). Mangi (Manzi) era un nombre peyorativo, literalmente bárbaros del Sur, que se aplicaba a los habitantes del Sur de China.

Después describe Acbaluc Mangi, (seguramente Hanzhong capital), Sindufu (Chengdu) y Tíbet, esta última de manera muy detallada. Habla después de las provincias de Gandiu (Jiandu, actual Xichang) y Caragian (Wu Man), y su capital Iaci (Yachi). Relata posteriormente la guerra de 1272 entre el Kan y el rey de Mien (Myanmar o Burna) y de Bengala, en los reinos de Vocian (Baoshan), Caragian (Dali) y Sentemur. Pasa luego a describir las provincias de Cangigu (Annam), Aniu, (Heni), Toloman, (Tulaman), Ciugiu (Kizhou), y las ciudades de Giongu (Zhouzhou), Cacianfu (Hejianfu), Ciangiu (Chaglu) y Ciangli (Jiangling, actualmente Dezhou).

Describe igualmente las ciudades de Tandinfu (Dongpingfu, actualmente Dongping), Singiumato (posiblemente Xinzhou Mato), Lingin (Liucheng), Pingiu (Pizhou, actual Gupi) y Cingiu (Suqian). En las riberas del río Amarillo habla de las ciudades de Coigangiu (Huaian Zhou, actual Huai’an) y Caigiu (Guazhou). De la provincia de Mangi (Manzi) describe Coigangiu (Huaian Zhou), Pauchin (Baoying), Caiu (Gaoyou), Tingiu (Taizhou) y Yangiu (Yangzhu), ciudad esta última que tenía bajo su dominio 27 señoríos y que fue gobernada por Marco tres años.

Habla luego de dos provincias pertenecientes a Mangi (Manzi): Nanghin (Anquing) y Saianfu (Xiangyangfu, actualmente Xiangyang). Al sudeste de Yangiu (Yangzhou) se encontraban Singiu (Zhenzhou, actual Yizheng), Caygiu (Guazhou), Cinghianfu (Zhenjiang), Cangiu (Changzhou), Sugiu (Suzhou) y Vugiu (posiblemente el actual distrito de Suzhou Wujiang). Describe a continuación Vughin (Wuxing, actual Huzhou), Ciagan (Changxing) y Quinsay (Xingzai, Hangzhou). Otras ciudades de esta provincia, que afirma eran 1.200, eran Ganfu (Ganpu), Quinsay (Hangzhou), Tanpingiu (posiblemente Tonglu), Ghiugiu (Quzhou), Cianscian (Suichang) y Cugiu (Chuzhou), donde empezaba un nuevo reino, el de Fugiu (Fuzhou, actual Fujian). En el mismo destaca las ciudades de Quenlinfu (Jian’ou), Unquen (Flouguan, actual Minhou), la propia Fugiu (Fuzhou) y el puerto de Çaiton (Cantón, Guangzhou), destino de todas las naves procedentes de la India. También cita la ciudad de Tiungiu (Changting), donde se fabricaban los más bellos platos de porcelana. Habla igualmente de la India y de Cipango (Japón) y de los intentos del Kan de dominarlo.

El viaje de vuelta

Tras pedir autorización varias veces para volver a su tierra natal, finalmente el Kan se lo permitió acompañando a los barones Culatai, Apusca y Coia (Uladai, Apushka y Koja) en su viaje a Levante para llevar a Cocacin (Kököchin) para desposarse con Argón (Arghun). Asimismo les encomendó una embajada al rey de Francia, al rey de España y a otros reyes cristianos, y luego hizo aparejar 14 veleros, de cuatro mástiles cada uno y 12 velas, con una dotación de 500 personas y bastimentos para dos años. Al llegar a su destino, el rey Argón (Arghun) había muerto, por lo que la dama Cocacin (Kököchin) fue dada como esposa a Casan (Ghazan), su hijo.

Habla de una región llamada Ciamba (Champa), y a 1.500 millas se llegaba a una isla llamada Java. A 700 millas cita las islas de Sondur y Condur (Côn Son). De la provincia de Locac (posiblemente Siam), a 500 millas al sur se encontraba la isla de Pentan (Bintan). Describe las islas de Malaiur (Malaca), Java la Menor (Sumatra), las islas de Necuveran (Nicobar), Angaman (Andaman) y Seilán (Ceilán). En la India recoge los reinos de Maabar (Malabar), llamada Gran India, Mutfili (Telingana), la provincia de Lar (posiblemente Guzerat), lugar de origen de los brahmanes, y los reinos de Coilum (Kollam), Comari (Comori) y Eli (no localizado). A partir de este momento nos traslada a Abasce, que algunos autores han identificado con Somalia, los reinos de Melibar, la provincia de Goçurat, cuna de los peores corsarios del mundo, y a los de Tana, Cambaet y Semenat. Cita la isla de Mogdasio (Madagascar) y Zanzíbar, y describe los puertos de Adén, Escier (posiblemente Al-Hudaydah), Dufar, Catalu y Curmos (Ormuz).

Ciamba

Torre de Champa en la actual provincia vietnamita de Bình Dinh, mencionada por Marco Polo en su itinerario con el nombre de Ciamba. Foto: Shutterstock.

Tras cumplir su misión, los Polo cabalgaron hasta Trebisonda (Trabzon). De ahí se trasladaron a Constantinopla, pasaron a Negroponte (Eubea), y de allí se dirigieron a Venecia, donde, como concluye su relato, llegaron en el año de 1295 de la Encarnación de Cristo.