¿QUÉ PASA CON JORGE LUIS VALDÉS?

0
108

Por Fernando Clavero ()

La Habana.- Jorge Luis Valdés fue por años el mejor pitcher zurdo de Cuba. En tiempos en los que los equipos matanceros no le ganaban a nadie, las escasas victorias llegaban por su brazo. Así fue haciendo carrera y sumando victoria tras victoria, hasta que se convirtió en el más ganador de las llamadas series nacionales. Aunque luego Pedro Luis Lazo le pasó por el lado, su nombre y su figura quedaron entre la gente, entre una afición que lo adoraba.
El Tati, como le dicen todos, siempre fue un buen tipo. Sociable, medio callado, pero alegre. Y también fue de empinar el codo fácil. Lo mismo se tomaba una línea en un bar de La Habana o Varadero, que una botella en una esquina de Jovellanos, con alguien que lo invitaba de ocasión.
Se detenía a hablar con los niños, con los fanáticos. Tenía casa y carro y una vida aparentemente tranquila, pero la vida de los deportistas en Cuba, salvo la de algunos elegidos, es muy dura tras el retiro. Muy pocos de ellos están preparados para continuar adelante una vez terminado su ciclo como atletas, que puede ser corto. Y Valdés, al parecer, no fue la excepción.
Puede ser una imagen de 1 personaEn los últimos tiempos he leído varias entrevistas de Daniel Martínez, del semanario Trabajadores, sobre la situación de algunas de esas glorias del deporte que han caído víctimas del alcohol o de la pobreza y sobreviven en el abandono más brutal.
Cierto es que muy pocos gobiernos en el mundo se ocupa especialmente de los deportistas jubilados, pero sí lo hacen cuando están en activo y le pagan -o les permiten ganar- lo suficiente para que una vez que dejen de ser atletas, puedan llevar una vida ordenada y tranquila. En Cuba no: en Cuba eres un objeto de la propaganda castrista y cuando terminas te las tienes que arreglar como puedas. Casos e historias hay por miles y no solo esos que aparecen en Trabajadores, como Abel Sarmientos, Yosenqui García, Alberto Blanco, Félix Morales, o el recién fallecido Osvaldo Lara.
En estos días se ha hecho viral una foto de Tati Valdés en la que se ve en mal estado, demacrado, demasiado delgado, aunque él siempre lo fue. Las redes y los medios independientes se hicieron eco de ella, y en algunos comentarios leí que había vendido su casa y el auto que una vez le dieron, y que se había metido en el mundo del alcohol, definitivamente. No lo puedo asegurar. He llamado a unos amigos en Matanzas, pero no tengo certeza de que sea así. Ojalá que no sea verdad.
Una joven en las redes sociales, de apellido Valdés, ha publicado muchas fotos del otrora pitcher en las últimas horas y pide a los medios que se metan en otras cosas y no en lo que no les interesa. Pudiera ser hija de la gran estrella del box, pero al final no dice nada de su situación, aunque es entendible que le moleste si hablan de un familiar cercano.
Lo cierto es que la situación del mejor pitcher zurdo que tuvo Cuba durante muchos años preocupa a los fanáticos, mientras algunos medios intentan sacar partido de eso, o al menos informar, que es lo que se hace en todo el mundo, menos en Cuba, donde todo está regido por el silencio más absoluto.