EL ARTE DE MANIPULAR

0
28

Por Jorge Menéndez

Cabrils.- Jamás pensé que un pueblo pudiera dejarse manipular durante 65 años. Confieso que para hacerlo, de la misma manera y con las mismas justificaciones, durante todo este tiempo, necesitas ser un crack de este arte. Y, sin dudas, Fidel Castro fue un maestro, que se bastó solo para hacerle creer a su pueblo el cuento chino de la revolución, cuyos resultados vemos ahora.

Manipular es volar desde un avión imaginario y desde su ventanilla hacerte ver lo que no existe. Es volar en un globo y mirar al horizonte imaginándote un futuro que nunca llegará. Es vivir con los pies en el aire sin palpar la tierra, construir la casa de tu vida sobre un fundamento de aire, para que caiga cuando sople el primer viento.

Sin lugar a dudas, el gobierno de Cuba y Fidel Castro hicieron de la manipulación un arte que hoy alimentan con los ministros del engaño.

Decía el mayor de los mentirosos que «la economía no funciona para todos por igual». Es el típico cinismo de un tipejo al que nadie eligió, que tiene su gasolina, su flota de BMW y cero necesidades. Este señor, creyéndose el director de la escuela de los engañabobos, tiene a sus payasos a su entera disposición.

Alejandro Gil es su mayor exponente. Cada seis meses lo ponen a contarnos un cuento chino sobre economía, con más o menos bellas palabras, como macroeconomía, mercado cambiario, etc., previamente ensayadas para que pueda parecer creíble.

En cuanto anuncian la aparición de Gil, Cuba entera se pone a temblar. La palabra de orden es subir. Subir precios, subir inflación, subir el coste de la vida y las dificultades para vivir.

Otro de los aventajados es el ministro de Energía. Cuando este aparece, todo se pone negro, ya no se verá nada, como si fuera un apagón tras otro apagón.

Argumentos como aquel de que los ríos de Canadá se congelan o que el nivel del agua en el canal de Panamá ha disminuido, forman parte del escenario para la obra de teatro.

El gobierno de Cuba ha convertido al pueblo en su público, con presencia obligatoria para su obra prima: “Engaño, manipulación y mentiras».  Dudo que haya otro gobierno en el mundo capaz de igualarlo.

Y lo peor es que no pasa nada.