¿SI NO ES TERAPÍA DE CHOQUE, QUÉ ES?

0
69
Por Jorge Menéndez
Cabrils.-  Hace unos días, el gobierno de Cuba, apelando a la macroeconomía, anunció que aumentaría los precios de los combustibles, sin embargo no detalló lo que vendría detrás de ese aumento.
Hablamos de cifras de 500 por ciento para los carburantes, pero los pasajes de buses subirían 300 por ciento, y todo lo que de esa alza se deriva, incluidas las tarifas de luz, gas y agua, entre otras cosas.
Paralelamente, el primer ministro argumentó que se hizo un profundo análisis de mercado para equiparar los precios de los combustibles con los países de la región. Pero no mencionó el poder adquisitivo de esos paises, ni sus salarios, ni tampoco que hace dos años el salario medio en Cuba era de 20 dólares americanos y hoy apenas llega a siete dólares, debido a la espiral inflacionaria que ellos mismos han provocado.
Argumentó el primer ministro que los turistas necesitan gasolina y tienen dólares para pagarla, razón por la cual hay que crear una red de servicentros para vender el combustible en divisas.
¿Qué porcentaje real de gasolina consumen los extranjeros dentro de lo que se sirve en toda Cuba? Para mí, es de risa.
La realidad es que la gasolina la han subido un 500 por ciento, los billetes en bus y trenes 200 y 300 por ciento, por ese orden. La electricidad un 25 por ciento, y también el gas, agua, comida y todos los etcéteras que quiera tendrán su aumento.
Las justificaciones para hacer esto, como mínimo, son infantiles. ¿Cómo se puede hacer un estudio de precios en la región sin tener en cuenta los salarios?
Todo esto tendrá una ínica consecuencia: mas inflación, la cual generará más pobreza. Y entonces, ¿tendrán cara para decirnos que esto no es una terapia de choque?
En lo particular, me preocupa otra cosa en la que muy pocos han reparado: el factor de convertibilidad del peso que se ha aplicado es el del gobierno y no el curso del mercado informal, el que realmente domina a los consumidores.
Tarde o temprano, el gobierno tendrá que enfrentarse a estos cursos de cambio ante su ineficiencia económica y esto traerá otra subida bestial de los precios. Quizás este sea el cuento chino de finales del próximo diciembre.
Según el gobierno, que lentamente y a sabiendas exprime a su pueblo, genera inflación y miseria, esto no es una terapia de choque, no es neoliberalismo. ¿Qué será?