CUBA, UN PROBLEMA MUY SENCILLO PERO DIFÍCIL DE RESOLVER

0
38
Por Javier Bobadilla ()
La Habana.- ¿Contradictorio? Ok, no me expliqué bien. Pongamos un par de ejemplos.
Cambiarle la batería a un iPhone, teniendo la batería, las instrucciones, y todas las herramientas necesarias, es un problema complicado pero fácil.
Desenroscar un tornillo oxidado, sin herramientas ni aflojalotodo, es un problema simple, pero muy difícil. Generalmente se rompe el tornillo, y termina uno en el taller del tipo que tiene las herramientas y el aflojalotodo, pagándole para que saque el resto del tornillo, y después comprando un tornillo nuevo. Lo de la batería del iPhone, por el contrario e increíblemente, si se hace con calma suele salir bien.
Inglaterra -por ejemplo- es como cambiar la batería del iPhone. Gente con mucha paciencia y todas las herramientas a su disposición se sienta a resolver un problema al cual le pueden dedicar todos los recursos necesarios.
Cuba es como el tornillo oxidado. Gente sin más aval que haber gritado muy intensamente en las reuniones de la UJC de la universidad y que por alguna razón -incognoscible- se cree que uno aquí se chupa el déo, se reúne -sin herramientas, recursos, ni pensamiento crítico y/o creativo, y/o a veces ni siquiera racional-, para resolver -contra reloj- un problema que no tiene solución posible dentro del conjunto de reglas que ellos mismos promulgan.
Hablan muchísima cáscara para, después de una hora y pico de vida tirada por la borda, matar con un PowerPoint de 3 diapositivas.
Cuando viene alguien de Allá, y me dice «que no, que el cambio fraude», yo generalmente lo miro fijamente. Yo miro fijamente, pero en esas ocasiones, aún más. E invariablemente le doy la misma respuesta.
No hay huevos.
Me dicen que el cartón está carísimo, y yo les digo que esos huevos no. Que los otros. Que hay que tener huevos para sacársela ahí en la Mesa Redonda, golpear el mandáo sonoramente arriba de la mesa, y decir por las claras que esta Revolución será en dólares o no será, y que para el que quiera, está a 270, y si a alguien no le cuadra, le dices a tu marido que esta es la que tú te estás metiendo.
Pero en lugar de eso, Süreyya bota a Faruk, porque lo ama, pero Faruk tuvo una jeva 10 años antes de conocerla, y ella no puede vivir con eso. Después de botarlo, va a casa de la tía y llora, porque Faruk no la ha llamado. La tía no está pa’ la tragedia de Süreyya. Estando en casa de la tía, Faruk la llama para tratar de arreglarse y Süreyya le dice que no la llame más, que lo de ellos es imposible. Le cuelga, porque lo odia, y vuelve a llorar porque lo ama. Mientras tanto, el malvado Marrero, que es el único que sabe que el dólar está a 270, no le dice nada al ministro de Energía y Minas y al de Finanzas y Precios, que siguen creyendo que está a 120. Cuando los dos piensan que están poniendo los precios de gasolina más caros del mundo, el malvado Marrero, en su intriga por quedarse con la empresa familiar, logra subir los precios de forma que estén más bajos que antes de subirlos.
Separan la gasolina en minorista y mayorista. Ahora la gasolina tiene 3 precios distintos. Pudiera tener 300. Igual no hay. A precio mayorista, es la gasolina más barata del mundo. A precio mayorista y por la libreta podrán comprar los transportistas, estatales y privados. Esa gasolina que supuestamente van a regalar ahí saldrá de la ganancia de la que van a vender en dólares, que SÍ va a ser la más cara del mundo. La gasolina en pesos cubanos a precio minorista va a ser un sálvese quien pueda desde Paseo hasta el Cementerio Chino, y cara, pero a la vez barata.
Necesitan regalarnos la gasolina. Necesitan regalárnoslo todo, para mostrar su amor. Por eso nos odian tanto, porque cada vez el amor es más difícil de demostrar, aunque cada vez seamos más miserables y nos conformemos con un regalo más mezquino. Es la paradoja que destruyó el esclavismo. Tengo unos esclavos que cada vez me cuestan más caros, y no sé qué hacer con ellos. Süreyya no ama a Faruk, sino a una cosa diferente en su mente, que no sólo no es él, sino que no es ni remotamente funcional, pero tiene la cara de Faruk.
Urge resumir este asunto, para no pecar de lo mismo que la Mesa Redonda.
28 servicentros venderán combustible en dólares. Todos sabemos que son los únicos que van a vender. En más ninguna otra parte habrá una forma humana de conseguir gasolina. El suministro muy probablemente será ruso, porque ahora les sobra. Los transportistas particulares -de pasaje y mercancías- seguirán el camino de las MiPYMEs, y tendrán que comprar dólares por fuera para después comprar el combustible en dólares, al precio más caro del mundo. ¿Hace falta que siga por ahí? ¿Están viendo lo que la dolarización parcial le hizo a la comida? Pues eso mismo le va a hacer al transporte.

Del permiso para comprar gasolina a precio mayorista hablamos otro día. Habrá un poco de gasolina en la corrupción. ¿Se acuerdan de cuando Fidel despidió a la mitad de los trabajadores de CUPET y los cambió por trabajadores sociales? ¿Se acuerdan como esto acabó con la corrupción? ¿No? No se acuerdan porque la corrupción fue peor aún, lo que de ese tema no se habló más. Los trabajadores sociales eran de Fidel, y por ende, sagrados.

Pero más importante que todo lo anterior, es que Irela Bravo se queda en el yuma y le concede una entrevista a Otaola. Eso es lo que le da valor a la novela. Lo del precio de la gasolina era lógico, pero esto otro no se lo esperaba nadie.