EL COLISEO Y LOS ANFITEATROS ROMANOS MEJOR CONSERVADOS DEL MUNDO

0
12

Tomado de MUY Interesante

Madrid.- El Imperio romano regó de maravillas arquitectónicas el Mediterráneo antiguo. Una de las más famosas, todo un icono en Roma, es el anfiteatro Flavio, más conocido como el Coliseo. Se convirtió en un símbolo ya en la Antigüedad, pues los espectáculos de gladiadores, animales exóticos e incluso las batallas navales que se hacían en estos edificios formaron parte del entretenimiento por excelencia del público, y el Imperio se ocupó de que ninguna ciudad importante se quedara sin estas opciones de ocio, vitales para mantener apaciguados los ánimos de los ciudadanos romanos. Es por ello que contamos con varios anfiteatros entre Europa y África que nos han llegado hasta hoy conservados en las condiciones suficientes como para imaginar al público gritando de emoción desde las gradas.

Anfiteatro Italica

El anfiteatro mejor conservado de España es el de Itálica. Paul-Briden / iStock

Anfiteatro de Itálica

A unos 10 kilómetros al norte de la ciudad de Sevilla se encuentra uno de los mejores yacimientos romanos de España. En la antigua ciudad de Itálica se construyó un anfiteatro en tiempos del emperador Adriano, durante el siglo II d. C. Con una capacidad para 35 000 espectadores, quizás no es de los mejores conservados del mundo que siguen en esta lista, pero es el anfiteatro romano más completo que tenemos en España.

Anfiteatro Nimes

Vista parcial del exterior de la Arena de Nimes. Celli07 / iStock

Arena de Nimes

Puede ser el caso más extraordinario de esta lista, pues hablamos de un anfiteatro que fue construido en el año 27 a. C. y se sigue utilizando más de 2000 años después como edificio para espectáculos. Es cierto que ha estado en restauración y conservación de manera casi constante en el tiempo y, sobre todo, a principios del siglo XIX fue objeto de una remodelación para adecuar el recinto a su principal uso desde 1863: como plaza de toros. Sirvió como fortaleza en la Edad Media, llegó a albergar un barrio en su interior con hasta 700 personas y volvió a recuperar su aspecto original para acoger corridas de toros, conciertos y diversos eventos deportivos. Una situación similar vive otro anfiteatro de Francia muy bien conservado: Arenas de Arlés se sigue utilizando como edificio para espectáculos hoy día.

Anfiteatro Pompeya

El anfiteatro en pie más antiguo del mundo está en Pompeya. Ary6 / iStock.This is particularly an ancient Amphitheater

Anfiteatro de Pompeya

Puede que el graderío y la fachada de este caso no despierte tanta admiración como otros, pero se trata del anfiteatro romano más antiguo del mundo (al menos de todo los que se han conservado). Se construyó sobre el año 70 a. C. y, como toda Pompeya, quedó sepultado bajo las cenizas de la erupción del Vesubio en el año 79 d. C.

Anfiteatro Verona

Imagen del interior del anfiteatro de Verona. Mlenny / iStock

Arena de Verona

También en Italia, como el Coliseo y el de Pompeya, el anfiteatro de Verona es uno de los mejores conservados del mundo. También tiene una antigüedad impresionante, pues fue construido en el año 30 d. C. y en la actualidad acoge eventos deportivos y conciertos como los ofrecidos en el Festival de Ópera de Verona. Claro que, como ocurre con tantos edificios romanos, su supervivencia también es fruto de constantes cuidados y reconstrucciones. En este caso, necesitó una intervención drástica, realizada durante el Renacimiento, tras sufrir importantes derrumbes por un terremoto en el 1117.

Pula Arena

Así lucía el anfiteatro de Pula para un evento realizado en 2015. Jeroen Komen / Wikimedia

Pula Arena

Construido en la ciudad croata de Pula, es el edificio romano mejor conservado de todo el país. Aunque ha perdido gran parte de su graderío, mantiene en pie todo el anillo exterior con sus tres pisos de arquerías. Se trata de uno de los mejores modelos para estudiar la arquitectura y técnicas de construcción de este tipo de edificios romanos. En la arena se acomodan sillas y todo un escenario para conciertos.

Anfiteatro el Djem

El coliseo de Thysdrus. Diego Delso / Wikimedia

Anfiteatro de El Djem

También conocido como el coliseo de Thysdrus, fue construido en la actual Túnez en el siglo III d. C. Aunque tiene zonas que desaparecieron por la reutilización de sus piedras y solo un graderío reconstruido en tiempos modernos, la vista de las arquerías conservadas resulta un auténtico espectáculo dadas sus dimensiones. Este es el anfiteatro romano más grande de toda África y el cuarto más grande el mundo. También en Túnez, aunque con un tamaño más modesto, se conserva de manera notable el anfiteatro de Uthina.

Anfiteatro Leptis Magna

Fotografía del anfiteatro de Leptis Magna. Jan Hazevoet / Wikimedia

Anfiteatro de Leptis Magna

Acabamos con otro anfiteatro localizado en África. Construido en tiempos del emperador Nerón, la ciudad romana de Leptis Magna, en la actual Libia, no podía dejar de tener este emblemático edificio. Y, por suerte, aunque su tamaño no sea de los más grandes, resulta muy llamativo el excepcional estado de conservación del graderío. Apenas dispone de fachada puesto que se construyó aprovechando la cavidad que dejó una cantera anterior.