TONY OLIVA: BIENVENIDO NUEVAMENTE A TU TIERRA

0
21
Por Pucho Oroza ()
Varadero.- La noticia ha causado revuelo. Poco menos de un año después, vuelve a Cuba el miembro del Salón de la Fama: Tony Oliva.
Oriundo de Pinar del Río, en sus 15 temporadas al máximo nivel (1962-1976), siempre con los Minnesota Twins, Tony conectó 1917 hits en 6301 veces al bate, para un average ofensivo de .304, que unido a sus 448 bases por bolas recibidas, de ellas 131 de forma intencional, le compilaron un por ciento de embasado, OBP, de .353.
Oliva disparó 597 extrabases, entre ellos 329 dobletes y 220 cuadrangulares, que le ayudaron a exhibir un SLG de .476 y un OPS+ de 131, anotó 870 carreras e impulsó otras 947. Como si fuera poco, disparó 48 triples y robó unas 86 bases, una mezcla de fuerza, poder, habilidad.
El vueltabajero fue el Novato del Año en 1964, además, seleccionado ocho veces All Star, ganó un Guante de Oro y fue tres veces Champions Bate, posicionándose en ocho ocasiones entre los 10 primeros en average ofensivo. Tony ocupa el puesto número 161 de todos los tiempos en promedio de bateo (.304), igualado con Hal Morris.
Y por si esto fuera poco, estuvo en ocho oportunidades en el top ten en hits, siendo líder en en este aparado en cinco ocasiones, disparando 217 en 1964, hazaña que repetiría en 1965 y 1966 dentro de la Liga Americana con 185 y 191 respectivamente, en los años 1969 y 1970 volvería a ser dueño en este apartado en el circuito americano al conectar 197 y 204 indiscutibles. Fenomenal.
Estuvo siete veces entre los 10 primeros en dobles, llegando a ser el líder en cuatro ocasiones, una vez en el top ten de jonroneros, tres veces entre los 10 mejores en OBP, siete veces en la lista de 10 en slugging, siendo el líder en una ocasión. En su carrera se mantuvo entre los 10 primeros también, seis veces en OPS + y en carreras impulsadas, mientras que cinco veces en anotadas. Su ofensiva fue tan despiadada que en cuatro oportunidades estuvo en el top ten entre los mejores en OWAR y WAR.
En su carrera de 15 temporadas se enfrentó a muchos buenos lanzadores, entre ellos a 15 posteriormente seleccionados para el Salón de la Fama, su resultados ofensivos contra ellos fueron: 115 hits en 409 veces al bate para un promedio de bateo de .281. También acumuló 23 dobles, un triple, 14 jonrones, 49 carreras remolcadas, 29 bases por bolas. Un fuera de serie.
Cómo no querer a este jugador, que en la ceremonia de entrada en Cooperstown dijo: «Estoy muy contento de ser cubano. Sé que muchos cubanos están viendo lo que está pasando aquí. Me gustaría poder estar ahí con ustedes, pero por situaciones no puede ser. Y en cada momento que pasa por mi mente está mi Cubita. La quiero, nunca me olvido de ella».
Gracias Tony Oliva por una carrera impresionante, por llevar bien en alto a tu Cuba. Eres, y serás siempre, una auténtica leyenda cubana. Bienvenido siempre a tu tierra