¿ES DÍAZ-CANEL EL PRIMER CUBANO EN USAR UBER VOLADOR?

0
122

Por Pablo Alfonso (Especial para El Vigía de Cuba)

México DF.- A Miguel Díaz-Canel, lo conocí dando pedales en una bicicleta desde la sede de la unión de jóvenes comunistas de Cuba, en La Habana, hasta mi natal San José de las Lajas.

El impuesto presidente, por aquel entonces era el segundo secretario de la organización en el país, no le quedaba más remedio que apretar el culo y darle a los pedales por orden de su jefe, el defenestrado Roberto Robaina González.

Por esos días, atendía la esfera de la cultura en el comité provincial de la UJC, en la otrora provincia de La Habana y también tuve que darle a los pedales. Pero como los ojos no estaban puesto en mí, sino en Robaina y Diaz-Canel, pude ir casi los 32 kilómetros que separan a La Habana de San José, agarrado del camión de la merienda.

Como el actual mandatario de Cuba, no tenía entonces la espantosa barriga que luce ahora, pudo llegar en bastante buena forma hasta las áreas agrícolas de la Universidad Agraria de La Habana, Fructuoso Rodríguez, enclavada en la capital de la actual provincia de Mayabeque. Hoy, con esa gordura, no hubiera llegado ni al Barrio Obrero.

Lejos, pero muy lejos, estaba yo de imaginar que Díaz-Canel nunca más montaría una bicicleta, ni por orden de Roberto Robaina, ni del mismísimo Raúl Castro. Lejos estaba de sospechar, que el Hombre de la Limonada, se convertiría en el primer y único cubano, que se trasladaría en un uber volador.

Sí, así mismo como lo lees. Hoy, el impuesto presidente no puede montarse ni en un auto para ir a Artemisa, como lo hacía el entonces comandante en jefe. Mucho menos a su natal Santa Clara.

El actual mandatario viaja a las provincias cercanas en un Jet privado con matrícula de Venezuela, según el rastreo de la empresa Flightradar24.

El trayecto del taxi aéreo del mandatario, puede verse en una publicación de Twitter con matrícula YV659T | 0D8494 en un vuelo Habana-Villa Clara este viernes. Según su cuenta oficial, viajó al centro del país como parte de los intercambios que mantiene con el pueblo.

A Díaz-Canel, poco le importa la severa crisis con el combustible que atraviesa la isla y mucho menos los miles de dólares que cuesta volar en este Jet de lujo. “Para eso están los cubanos, que no protestan, aguantan y pagan todo“ , dirá Díaz-Canel.

Según se ha detectado, la aeronave apaga el radar al salir y antes de llegar al destino programado. La frecuencia de los viajes demuestra, que el taxi no para, vuela a diario. Incluso, lo ha utilizado para sus visitas a México.

Ojalá, encontrármelo por acá, para convidarlo a darle nuevamente pedales a una bicicleta. Aunque dudo que aún sepa montar y seguro se le olvidó, porque se acomodó tanto a la miel del poder, que ni puede aguantar tres horas cerrado en un auto.

Quien debería predicar con el ejemplo no lo hace. De verdad que este hombre poco empático, sin brillo alguno, ha roto todos los pronósticos de burlas y humillación de un pueblo que sufre penurias por doquier.

Sigue volando en tu uber, Miguel Díaz-Canel, vuela, vuela alto. No dejes de emprender vuelo. Y si puedes, trae de vueltas a Matías Pérez o más bien, quédate con él.