¿CUBA ES LA ISLA MÁS DESEADA POR LOS INGLESES? (II)

0
50

Oscar Durán

La Habana.- Estoy en el parque El Curita redactando estas líneas. Miro a la izquierda y hay un edificio a punto de derrumbarse. Viven muchas personas ahí y tienen una gritería espantosa. En la pared del primer piso se lee una de las consignas de siempre: “Somos Continuidad”. Hay un extranjero de piel muy blanca, tirando fotos a todo el desastre que ve. En cualquier momento le roban hasta el pasaporte. Esta breve descripción desde donde estoy sentado, es la verdadera Habana, la capital de un país que acaba de obtener un premio de Oro a la Isla más deseada del mundo.

No está mal levantarse y toparse estas informaciones en las redes sociales. Una sonrisa siempre viene bien antes de abrir el refrigerador y verle la cara a la miseria. Prensa Latina me ha alegrado el día, hasta el apetito logró quitarme.

Mi colega Jorge Sotero cogió mucha lucha con el artículo de PL, no es para menos, pero yo prefiero tomarlo como que la dictadura quiere hacernos reír todos los días con tonterías y así nos desestresamos un poco de los problemas diarios que no son pocos.

Según Sotero, Cuba es una isla bella. No, colega, Cuba fue una isla bella. Ahora mismo solo le va quedando sus playas y en cualquier momento las desgracian en busca de petróleo. Aquí todo es un desastre. Si quieres ver algo hermoso, ve a las casas de los dirigentes o llégate a las mansiones que tienen en los Cayos. Fuera de eso, no hay nada agradable a los ojos. Ya ni los paisajes uno los encuentra atractivos. Ese verdor se perdió, como mismo los cubanos perdimos la esperanza.

Entonces viene una agencia de mierda a decirte que somos la isla más deseada del mundo porque una revista así lo catalogó. El prestigio de Wanderlust no lo voy a poner en duda, pero este es uno de sus peores errores. A no ser que la dictadura le pagó unos milloncitos por la gracia y se vieron obligados a sacar tamaña locura. Todo es posible.

Mientras tanto, yo sigo aquí, sentado en El Curita viendo “muchas maravillas”. Hay un señor orinando al lado de un tanque de basura, una mujer acaba de botar un nylon de basura lleno de íntimas. Un loco le anda pidiendo dinero a los buquenques. ¿Se acuerdan del turista que les hablé al inicio? Va camino a la estación de Zanja en un bicitaxi. Lo acaban de asaltar. Va muy molesto. A lo lejos se le oye decir: “damn communist sons of bitches”.

El bicitaxero no entiende nada y le ha puesto a todo volumen la Triple M. Y por ahí van los dos a ritmo de “Ay, diablo, qué rica». Más dura, más rica, más level. Una cosa que impresiona. Y ahora se puso más rica, con sus nalgonas y esas teticas…”

Definitivamente hay una alteración del orden: Cuba no es deseada por los extranjeros, los extranjeros son deseados por los cubanos. Se equivocó la revista Wanderlust.