MANTILLA, LA GUAPERÍA Y LAS PESAS

0
73
Por Gretell Lobelle ()
Mantilla.- En los barrios como Mantilla la guapería es otra cosa. Yo veo por aquí actitudes en este potrero gente que nunca en su vida sabrán lo que es no comer miedo. Esas faltas de este CDR, aquí llevan un bofetón de apagón. En Mantilla si tienes miedo te mueres dos veces.
El respeto es valorado porque no hay valor mayor que tratar a hasta aquel, que tiene marcado la delincuencia en vena como etiqueta de barrio, como merece todo ser humano. Ese respeto es arma y se profesa, para bien merecerlo.
Yo soy en mi hábitat más respetuosa, seda y amable que en cualquier otro escenario. Es un tributo a la marginalidad, la de verdad, esa que no le puede ni remotamente pasar por la cabeza a los impolutos que tenemos para conectarnos, discernir sobre economía, política, opuestos y etcétera.
En Mantilla tengo dos motes al uso, casi nadie me llama por mi nombre. Soy china o madrina. Hoy el Chiqui, mi vendedor de viandas y vegetales, me ha llamado «punto incómodo».
No obstante hemos entrado en conversación sobre precios, y la cosa que está de apaga y vamos, y me ha pesado mi mercancía con su pesa y la mía, y se ha tomado el trabajo de enseñarme hasta cómo usarla para que no me engañen.
Eso es en mi barrio, tallas que rompen tallas.