ORINAR DE PIE: VENTAJAS Y DESVENTAJAS, SEGÚN LA CIENCIA

0
71
Tomado de MUY Interesante
Orinar de pie: ventajas y desventajas, según la ciencia

Orinar de pie: ventajas y desventajas, según la cienciaiStock

Así, Alemania resultó ser el país en el que los hombres más se sientan a la hora de orinar (el 62% de los encuestados). Los siguientes serían los suecos, los segundos en Europa con más probabilidades de hacerlo. Fuera de Europa, en cuanto a los lugares donde los hombres «siempre» se sientan a orinar, Australia es el siguiente país con mayor entusiasmo después de Alemania, donde lo hace el 25% de los hombres. Entre los países europeos que menos inclinación tienen a sentarse parar orinar se hallaban Polonia y Reino Unido, donde sólo el 27% y el 24% de los hombres orinaban sentados. En Estados Unidos, sólo el 10 por ciento de los hombres dijeron que siempre se sentaban a orinar (cuando sólo necesitaban orinar y no defecar), mientras que el 31 por ciento dijo que nunca se sentaba y el 17 por ciento dijo que rara vez lo hacían. Más allá de Europa, otra encuesta de 2020 mostró que el 70% de los hombres en Japón se sientan al orinar, frente al 51% de hace cinco años.

Sin embargo, las investigaciones más recientes han demostrado que es mejor orinar sentados que de pie para la salud de los hombres. Un equipo de científicos del Centro Médico de la Universidad de Leiden descubrieron en 2014 que sentarse era la forma más eficiente de orinar, ya que, al estar sentado, los músculos pélvicos y la columna se relajan, lo que facilita la orina y ayuda a vaciar completamente la vejiga. Sin embargo, cuando estás de pie, esos músculos se activan y la tensión puede provocar que no toda la orina salga de la vejiga. Así, independientemente de la posición, no parece haber diferencia en el tiempo que se tarda en orinar, el caudal y el grado de vaciado completo de la vejiga respecto a estar sentado o de pie a la hora de hacer pis.

«Concluimos que la postura sentada es la mejor posición para orinar para hombres con problemas para orinar, por ejemplo debido a un agrandamiento de la próstata, mientras que no se encontraron diferencias en hombres sanos», escribieron en su estudio. «Esto es clínicamente importante, porque la orina residual puede provocar complicaciones como cistitis y cálculos en la vejiga».

Estar sentado a la hora de hacer pis, según el estudio, es particularmente beneficioso para aquellas personas con problemas del tracto urinario inferior y agrandamiento de la próstata, ambos problemas que pueden empeorar con la edad. Según las recomendaciones, la vejiga tiene una capacidad de entre 300 y 400 mililitros y deberíamos vaciarla con cierta frecuencia, antes de que se llene.

Ventajas de orinar de pie

Uno de los principales beneficios de orinar de pie es la velocidad y la comodidad. Es más rápido que sentarse o ponerse en cuclillas, especialmente para los hombres. Esto puede resultar especialmente útil en baños públicos o durante actividades al aire libre. Además, orinar de pie, especialmente en baños públicos, reduce el contacto físico con superficies potencialmente infestadas de gérmenes; esto puede disminuir el riesgo de transferir patógenos.

Orinar sentado

Orinar sentadoiStock

Inconvenientes de orinar de pie

Una de las principales desventajas de orinar estando de pie es la posibilidad de que se produzca un vaciado incompleto de la vejiga, lo que puede provocar retención urinaria. En un estudio publicado en PLOS ONE, los hombres que orinaban sentados tenían más probabilidades de tener volúmenes de orina residuales más bajos que los que estaban de pie, lo que indica un vaciado de la vejiga más completo. También hay mayor riesgo de síntomas del tracto urinario inferior (STUI) como la incontinencia urinaria y la nicturia (micción nocturna), ya que se han relacionado con la posición en la que los hombres orinan. Un estudio en American Journal of Physiology indicó que los hombres que orinan de pie tienen un mayor riesgo de desarrollar STUI. Por último, otro de los inconvenientes de orinar de pie es que puede provocar salpicaduras, lo que puede resultar antihigiénico, especialmente en baños compartidos o públicos, lo que de nuevo puede provocar una mayor propagación de gérmenes, así como ser poco agradable para los usuarios.

Sea como fuere, si se tienen dudas sobre su salud o sobre los hábitos urinarios, siempre es una buena idea consultar con un profesional de la salud para aclarar cualquier aspecto relacionado con este asunto.