MÉXICO PIDE A GOBIERNO CUBANO QUE ACEPTE VUELOS DE DEPORTACIÓN DEBIDO A CRISIS MIGRATORIA

0
136

Equipo El Vigía de Cuba

El gobierno de México pedirá al gobierno de Miguel Díaz-Canel que acepten vuelos de deportación para sus ciudadanos, como una forma de paliar una crisis migratoria que está mostrando un aumento en el número de personas que llegan diariamente a la frontera de México con Estados Unidos.

El Instituto Nacional de Migración (INM) reveló que ha solicitado al Ministerio de Relaciones Exteriores establecer representaciones diplomáticas ante los gobiernos de Brasil, Colombia, Cuba, Nicaragua y Venezuela para que acepten el retorno de sus migrantes.

La Crisis Migratoria de cubanos, varados hoy entre Managua y Tapachula, es ya un callejón sin salida debido a la avalancha de ciudadanos cubanos desesperados por llegar a la frontera estadounidense. Recientemente, la Administración Biden pidió a su homóloga mexicana que tomará medidas para evitar esos flujos diarios que sobrepasan las admisiones del Parol Humanitario y la CBP One.

La agencia mexicana de inmigración tiene contratados servicios de transporte aéreo -vuelos fletados y pagados por EE.UU como parte de los acuerdos bilaterales para frenar la inmigración irregular- y terrestre para trasladar a los migrantes a otras entidades del país, donde serán atendidos o transportados a sus países de origen.

El INM informa también que, en coordinación con el Ayuntamiento de Ciudad Juárez, se encuentra en la búsqueda de terrenos para instalar un albergue abierto para atender, principalmente, a grupos familiares y menores de edad con el apoyo del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia.

El documento precisa que del 1 de enero al 3 de octubre se detectaron en el país aproximadamente 1,6 millones de “extranjeros irregulares”, la gran mayoría cubanos. debido al apoyo recibidos por sus familiares desde Miami. En concreto, entraron 1.566.948 inmigrantes, entre ellos 138.251 menores.

Estados Unidos también anunció la reanudación de las expulsiones directas de ciudadanos venezolanos que crucen ilegalmente la frontera y no tengan base legal para permanecer en el país. Este anuncio, publicado por el Ministerio de Seguridad Nacional, se produjo luego de la decisión de las autoridades venezolanas de aceptar el regreso de sus compatriotas.

La víspera, la administración Biden suspendió 26 leyes federales en el sur de Texas y dio luz verde para construir un muro de unos 32 kilómetros de largo en la frontera, ante la gran afluencia de inmigrantes.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que la medida “representa un retroceso porque no resuelve el problema”, pero no les queda más remedio que acatarla.

Por su parte, el gobierno de Cuba solo se ha limitado a culpar a Estados Unidos por el tema de la inmigración irregular y las salidas en masa de cubanos, debido al sistema de Parole y la CBP One.