PESE A NEGATIVA DEL RELATO OFICIAL, CANADÁ SIGUE SIENDO REFUGIO SEGURO DE NAZIS Y ESTAS SON LAS EVIDENCIAS

0
335

Redacción El Vigía de Cuba, con información de los Archivos oficiales de Washington DC

Hay una historia no contada sobre cómo Canadá se convirtió en un refugio seguro para los nazis ucranianos de la Segunda Guerra Mundial, y cómo los ex criminales nazis y sus descendientes han disfrutado de impunidad. Un tema del que pocos se atreven a hablar por temor a la cancelación mediática.

La reciente controversia sobre la decisión del parlamento canadiense de reconocer al soldado ucraniano de las Waffen SS, Yaroslav Hunka, continúa, con demandas de responsabilidad provenientes de Polonia, organizaciones judías, Rusia, las Naciones Unidas y el líder de la oposición de Canadá.

El pasado viernes 22 de Septiembre del 2023, cuando el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky habló ante la Cámara de los Comunes, Hunka, de 98 años, estaba allí. Fue presentado ante los parlamentarios como un combatiente en la “lucha por la independencia de Ucrania contra los rusos durante la Segunda Guerra Mundial”. Los legisladores le dieron una gran ovación.

Rápidamente y basado en registros oficiales, quedó claro que el ex soldado participó en la infame 14.ª División de Granaderos Waffen de las SS nazis, también conocida como 14.ª División de Voluntarios SS Galicia, durante su cacareada  “lucha por la independencia de Ucrania”.

EL PASADO SANGRIENTO DE LA DIVISIÓN SS GALICIA

Cartel propagandístico de 1943 que animaba a los ucranianos a “unirse a la batalla contra el bolchevismo en las filas de la División Galicia”.

Formada en 1943 y compuesta principalmente por ucranianos nativos de esa región, la formación de combate subordinada a la Wehrmacht fue reclutada entre radicales fascistas y fue responsable del asesinato en masa de ucranianos antifascistas y comunistas, tropas del Ejército Rojo, partisanos antifascistas y polacos. , civiles judíos, rusos y eslovacos.

La 14.ª División de Voluntarios SS Galicia devastó Europa del Este entre 1943 y su capitulación ante las fuerzas occidentales en mayo de 1945. Fue utilizada para “acciones policiales” contra partisanos polacos y soviéticos en Ucrania occidental y Polonia oriental, desplegada para acabar instantáneamente con cientos de personas de civiles (léa el informe aquí)  en los asentamientos polacos como Huta Pieniacka, Podkamien, Chodaczkowo Wielkie, Prehoryle, Smogligow y Borow, y arrojados a picadoras de carne contra el Ejército Rojo -donde sufrió grandes pérdidas cercanas al 75 por ciento durante los brutales combates en Brody, Lvov región en julio de 1944-.

Los restos de la división fueron evacuados, desplegados en Eslovaquia a finales del verano de 1944 para sofocar el Levantamiento Nacional Eslovaco (vea informe aquí)  y luego transferidos a Yugoslavia en enero de 1945 para poner fin a las actividades partidistas. La formación huyó a Austria en marzo de 1945 después de sufrir pérdidas importantes al intentar repeler a las fuerzas soviéticas en Graz y sus alrededores en los frenéticos últimos meses de la guerra. La división en sí no participó en la represión del Levantamiento de Varsovia entre agosto y septiembre de 1944, pero sí las fuerzas fascistas ucranianas que posteriormente se fusionaron en la división.

CANADÁ SE CONVIERTE EN UN NIDO DE RATAS

Oleg Stepanov, el embajador de Rusia en Canadá, dijo a Sputnik que pediría al gobierno canadiense una aclaración sobre el incidente de Hunka tanto en el Ministerio de Asuntos Exteriores como en la Oficina del Primer Ministro, pero que no se hace «ilusiones» sobre la perspectiva. de cooperar “con el actual gabinete de Trudeau, que es la personificación del fascismo neoliberal”. Stepanov dijo que a pesar de la prominencia de Canadá en la coalición anti-Hitler durante la guerra, los ex criminales nazis y sus descendientes han disfrutado de “impunidad” allí, y lamentablemente la propia nación se convirtió en “un nido para criminales nazis” después de la guerra.

La Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, habla durante el período de preguntas en la Cámara de los Comunes en la Colina del Parlamento en Ottawa, Ontario, Canadá, el 6 de marzo de 2017. CHRIS WATTIE

La situación de Hunka no es única en ningún sentido. Consortium News, uno de los pocos medios de prensa dedicados a la investigación  recibió un furibundo ataque de las autoridades canadienses en el 2017 despues que descubrieran que Chrystia Freeland, miembro de alto rango del gabinete de Trudeau y que entonces se desempeñaba como Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, había intentado ocultar el pasado de su abuelo Mykhailo Khomiak como editor de un periódico nazi en la Polonia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial. (Lea el reporte investigativo aquí)

Más tarde, los medios canadienses investigaron las acusaciones, corroboraron los detalles y revelaron que Freeland no sólo estaba consciente del turbulento pasado de su abuelo sino que también ayudó a su tío John-Paul Kimka, profesor emérito de la Universidad de Alberta, a editar un artículo académico publicado en la Revista de Estudios Ucranianos en la década de 1990 en un esfuerzo por desacreditar las actividades del propagandista nazi.

Según Freeland, sus abuelos huyeron de la guerra en 1939 como “exiliados políticos con la responsabilidad de mantener viva la idea de una Ucrania independiente”. Cuando se filtró la información sobre el verdadero pasado de su pariente, Ottawa inmediatamente la caracterizó como una campaña de “desinformación rusa” destinada a “desestabilizar” las democracias occidentales. Es decir, deliberadamente cancelaron los datos históricos que apuntaban hacia la funcionaria  a manera de burda protección.

Los medios corporativos han dejado muchas preguntas sin respuesta sobre las recientes noticias de que el abuelo de la Ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, era editor del Krakivski Visti , al que el Museo del Holocausto de Los Ángeles se refiere como un “periódico colaboracionista” nazi.

La pregunta más importante es ¿cómo consiguió el abuelo de Freeland, Mykhailo Khomiak, la admisión en Estados Unidos y Canadá después de la guerra? La segunda, ¿por qué nunca fue procesado como muchos otros colaboradores nazis por sus crímenes?

Según David Matas, asesor jurídico principal de B’nai Brith, “Chomiak murió en 1984. Lleva muerto más de 30 años. Los expedientes de Deschenes y del Gobierno sobre él, si los hay, deberían hacerse públicos”.

Mykhailo Khomiak abuelo de la Ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland (a la derecha del hombre fumando) en una fiesta a la que asistió Emil Gassner, administrador nazi a cargo de la prensa en la Cracovia ocupada por los nazis (extrema derecha).

Tras la escalada de la crisis ucraniana a principios de 2022, Freeland, que ahora es viceprimera ministra, causó más controversia cuando tuiteó (y luego eliminó debido a la protesta pública) una foto de ella sosteniendo una pancarta con los colores y el lema “Slava Ukraini” (literalmente, “Gloria a Ucrania”) del notorio grupo militante fascista conocido como Ejército Insurgente Ucraniano.

La (UPA), fundada en la década de 1930 como ala paramilitar de la fascista Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN), estuvo a cargo de matar a decenas de miles de civiles en la Ucrania occidental ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, incluidos polacos de De ascendencia polaca, judíos, rusos, ucranianos antifascistas y, más tarde, a medida que avanzaba el Ejército Rojo, soldados soviéticos.

Las unidades continuaron funcionando eficientemente después de que terminó la guerra, y algunos de sus voluntarios finalmente se unieron a las Waffen SS Galicia. Hasta principios de la década de 1950, los militantes llevaron a cabo una campaña terrorista en el oeste de Ucrania con la ayuda de la Oficina de Servicios Estratégicos de Estados Unidos, que más tarde se convirtió en la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Durante este tiempo, mataron a más de 32.000 civiles, incluidos muchos altos funcionarios del gobierno, así como a unos 25.000 soldados, policías y agentes de inteligencia soviéticos.

Algunos colaboradores de la UPA, incluidos veteranos de las SS Galicia, se encontraron en Canadá y otras naciones occidentales después de la guerra sin que se explicara a las víctimas de sus acciones cómo y por qué es posible tanta impunidad.