CANEL LLEVA SUS RIDÍCULOS A LA ONU (II)

0
64

Por Oscar Durán

La Habana.- Con tanto ajetreo por lo de la Cumbre del G77 y China, Miguel Díaz-Canel Bermúdez no tuvo tiempo de redactar sus discursos en la Organización de Naciones Unidas (ONU). No sé quién los hizo, pero estoy seguro de que Canel ni una coma escribió. Sin embargo, no lo vamos a exonerar de culpa, porque en el vuelo La Habana-New York pudo estudiarse cada palabra, incluso, borrar unos cuantos disparates. Y, como no lo hizo, una vez más el Hombre de la Limonada hace el ridículo en la ONU y ni por enterado se da, frente a medio mundo viéndolo por televisión.

Apenas empezó con su alocución, los papelazos llegaron. Abrió el inning con lo del Orden Económico Internacional (OEI). Temita muy de moda por estos días. Pregunto: ¿para qué toca ese tema si a los mandatarios les va a entrar por un oído y les saldrá por otro? Desde 1974 en la ONU se habla de Orden Económico y nunca se avanza en acuerdos. Los países con menos recursos siguen en las mismas. Conclusión, no esperes por nadie y arregla, como presidente, a tu país. Nayib Bukele enderezó a El Salvador a cojones limpio, importándole tres pitos el OEI.

Pero el mayor ridículo fue con la lectura. Si yo fuera Raúl Castro, le pusiera una maestra Makarenko para que le enseñe a leer. Un presidente no puede leer con tantos errores, mucho menos si tiene un título de doctor.

Si se hiciera un ranking de los discursos más malos, el marido de Lis Cuesta encabeza la lista. Nada de interesante dijo en la Asamblea. Lo mismo de siempre, hablando de ordenar el mundo y tiene tremendo reguero en su país. ¿Ustedes no son jineteros profesionales? Pues esa era la ocasión para decir: “Hola, vengo a hablar en nombre de los cubanos. Necesitamos la ayuda de todos ustedes. No tenemos comida, la salud es muy mala, la educación necesita infraestructura para sacarla adelante. Imploramos donaciones de ropa, guaguas y mucho, pero mucho petróleo”.

La ocasión era perfecta para eso, Díaz-Canel, pero tu capacidad y falso orgullo no te dan para eso. Ir a la ONU de charlatán a hablar basura de la Cumbre del G77 como si eso hubiese sido el evento del siglo. ¿Y la desgracia del cubano dónde queda?

“…Cuba resistirá a la altura de la dignidad, el valor y la inquebrantable firmeza de su pueblo y su historia”, dijo casi al final de su discurso.

Usted es un imbécil, Miguel Mario. El pueblo ha resistido por miedo, no por valor. La dignidad del cubano y su firmeza están en conseguir 10 mil dólares para ir tumbando de ahí. Basta ya de ridículos delante del mundo. Y si de verdad quieres hacer un ridículo decente, pide jama, mucha jama y toda Cuba te aplaudirá aunque eso sea una vergüenza en pleno siglo XXI.

Vendrán más papelazos, seguro estoy. Ojalá y la próxima vez no leas tan mal. Recuerda que Fidel Castro se vanagloriaba en decir que somos una potencia educacional. Estás tirando por tierra esas palabras. En parte me alegro, porque la traición al tirano parte de sus mismos seguidores.